“Que no se preocupen las mujeres”, dicen los talibanes en Afganistán. Pero que se queden en casa. Que no se asomen. Que ya no vayan a la escuela.

Que sean esclavas.

Que no existan.

Que mueran.

La situación de las mujeres en Afganistán no es chiste y no se puede comparar con CASI nada.

Karla Lara ya nos contó todo lo que las mujeres vivían bajo el régimen talibán y es terrible de leer en esos puntos brutales lo que parecería sacado de un libro de terror.

Y justo les quiero presentar dos libros que se convirtieron en película y que muestran la brutalidad contra las mujeres bajo el régimen talibán. Ambas utilizan la animación para tratar estos durísimos temas.

LAS GOLONDRINAS DE KABUL

El libro

Poster de la película francesa

No he leído ninguno de los dos libros pero sí vi las dos películas. Pero empecemos con esta que trata la vida de adultos.

En el régimen talibán (antes de la llegada de los estadounidenses) la vida de las mujeres cambia radicalmente: usar la burka, nada de libertad, no pueden salir -ni asomarse a la calle-, no hay libertad de estudios (para los hombres) porque no hay ni qué decir de que está prohibido que las mujeres asistan a la escuela.

Una talentosa pintora tiene que estar encerrada en casa y vemos cómo su marido -y matrimonio- va transformándose (sin reconocerse él mismo) con la influencia de los talibanes. Pero no todo mundo es así. Hay mujeres y hombres que aún creen que el trato hacia las mujeres es injusto y dan hasta su vida por ayudarse y brindar esperanza a las generaciones futuras.

La puedes ver aquí.

EL PAN DE LA GUERRA

El libro que encuentras en todas las librerías

La peli está en Netflix

En esta vemos/leemos la historia de unas niñas. Esta película producida por la mismísima Angelina Jolie nos muestra lo que tiene que hacer una familia en donde solo hay mujeres para sobrevivir. Es durísimo y no es ficción. Te quedará el corazón movido, “apachurrado”, pero creo que es muy necesario abrir los ojos a la realidad. Parece sacado de un libro pero no, se hicieron basadas en la cotidianidad que se vive en ese país.

Por eso es tan importante no dejar de hablar de esas mujeres, no olvidarlas, no invisibilizarlas.

Vela aquí.

Foto principal de Amber Clay en Pixabay.


Síguenos en redes sociales como @KENArevista: