El talento, la personalidad y el recorrido que hizo de un hombre una celebridad de celebridades, admirado incluso por Madonna.

No se le puede catalogar de otra forma, porque un músico que crea, compone, interpreta y canta un total de 44 álbumes tiene todo un repertorio. Su notoriedad viene de la creación de todo un subgénero que cambió el mundo musical, introduciendo un estilo innovador al fusionar funk y rock, con el tema titulado “Soft and wet”, y por el que se posicionó en las listas norteamericanas de música soul. Apenas tenía 20 años cuando lanzó su primer disco en 1978, For you, del cual vendió 300.000 copias. Con su siguiente disco, titulado Prince, alcanzó todavía mayores éxitos.

La lista de álbumes que vino después es tan grande que se necesitaría todo un libro para poder describir lo controversial de cada canción. Como el álbum Controversy (1981), que supuso una nueva vuelta al tornillo; es decir, esta vez los temas sexuales dan paso a una temática social en canciones como “Ronnie”, “Talk To Russia” o “Annie Christian”.

Para 1984 realiza el rodaje de la película Purple Rain, en Minneapolis, bajo la dirección de Albert Magnoli y protagonizada por el mismo cantante. Esta producción implicó el debut en gran pantalla de Prince, en la que brilla su personalidad única, afín a esos outfits cargados de volantes, brillantes, chaquetas bien armadas, etc., sin contar sus peinados y maquillaje. Toda una epopeya del rock and roll de los 80, que se convirtió en una película de culto, con disco incluido, por cierto. Hay quienes no le perdonan esto, porque así como hubo quienes adoraron la película, también había quienes no gustaron de esta doble producción.

En la última década, desde 2000 a 2008, Prince siguió con los cambios y ajustándose a las realidades del nuevo siglo. Y siguió obteniendo reconocimiento, como los varios premios que ganó en su estilo y un Globo de Oro por la canción «The Song Of The Heart» para la película Happy Feet. En 2004 entró en el Rock and Roll Hall of Fame y en el UK Music Hall of Fame, siendo también el artista mejor pagado del año; mismo año en el que se presentó junto a Beyonce en los premios Grammy, y lanzó su disco Musicology, que llegó a las lista de los mejores éxitos. 

Luego fue galardonado con un Grammy en 2008 al mejor solista de R&B, por el tema «Future Baby Mama», honrando a Alicia Keys en la misma premiación cuando le entregó el premio que ella ganó en la correspondiente categoría femenina. Una actuación esporádica en un pequeño club de Los Ángeles fue su siguiente acto, ciudad en la que, hasta su fallecimiento, vivía la mayor parte del tiempo. Festejó en grande en su casa después de la entrega de los premios Óscar y realizó una actuación en vivo, en el festival Coachella en Indio, California, por la que cobró más de dos millones y medio de euros, nada más y nada menos.

Lo que vino después fue su actividad lejos de los escenarios. Es decir, se dedicó de lleno a las grabaciones de estudios en lugar de los conciertos. Entre sus últimos álbumes figuran Lotusflower (2009), 20Ten (2010), Plectrumelectrum (2014), Art Official Age 2014, HITnRUN Phase One y HITnRUN Phase Two (estos dos en 2015).

Hasta que falleció el pasado 21 de abril de 2016 a los 57 años. Su cuerpo fue encontrado en su residencia ubicada en una finca, conocida como Paisley Park, Minnesota; y todavía se desconocen las causas de su muerte.

Por Lid Barrientos 

Comparte tu opinión