La situación actual es la que nos ha llevado como seres humanos a vivir de prisa, contando los minutos y enfocándonos en la escasez del tiempo, sin darle el lugar que se le debe dar al juego, como se lo daban nuestros ancestros.

Por: Claudia Barroso CEO de Parcheé México

Como padres hemos perdido el interés por el contenido de valor de un juguete, olvidándonos de la razón por la que fue diseñado y de los elementos detrás de él; tampoco nos tomamos el tiempo de conocer los diferentes beneficios que un juguete le puede brindar a nuestros hijos, pensando que sólo es un juguete más en el baúl.

Es cierto que no todos los juguetes cuentan con el mismo nivel competitivo en el mercado; sin embargo, el mundo juguetero ha implementado diversos elementos que deberían tomarse en cuenta al momento de comprar, a fin de que los juguetes no pasen del empaque al baúl de los recuerdos. Es importante conocer las características indispensables de los juguetes que salen al mercado para poder suplir a los aparatos electrónicos y, a la vez, cubrir ciertas áreas de desarrollo con la elección que hacemos.

Teniendo todo esto claro podrías reducir un 50% la compra de juguetes, pues siempre es mejor tener calidad que cantidad y nuestra inversión será más redituable, viendo resultados favorables a corto plazo en cuanto al desarrollo de nuestros hijos.

¿Cómo elegir el juguete didáctico perfecto para mi hijo?

La clave para que un juguete sea competitivo ante otro es muy fácil de descifrar, pues únicamente tiene que contar con 3 aspectos básicos. Si cuenta con estos tres a la vez se puede decir que el producto está 100% garantizado, aunque si cuenta con alguna de ellas se puede decir que el juguete es un excelente producto.

  • Tecnología: Tiene que contar con alguna tecnología adicional que estimule más de un sentido, es decir, que contenga sonido, luz, olor, sabor o texturas, pues permite el desarrollo creativo y múltiples variaciones de juego.
  • Variaciones: Que no se quede en una sola compra, para ello debe de tener extensiones de artículos, complementos o accesorios que puedan ir agregándose o irse adquiriendo posteriormente. Esto da lugar al desarrollo de la creatividad, haciéndolo más didáctico, creando responsabilidad y afectividad por el juguete permitiendo crearle aspiraciones a tus hijos.
  • Investigación: Si el producto trae una base educativa, una investigación, justificación o argumento pone a tus hijos en contacto con el mundo real para la resolución de problemas.

Dedicarle tiempo a la investigación del nuevo juguete que se adquirió es elemental para conocer todos los beneficios ocultos que brinda. En varias ocasiones, pasamos por alto las instrucciones y eso hace que nuestros hijos no puedan encontrarle el verdadero sentido al mismo. Como padres tenemos que enseñarles a nuestros hijos a disfrutar, encontrándole cada detalle que le pueda desarrollar múltiples maneras de uso, que ellos mismos vayan descubriendo y creando por sí solos con la seguridad tanto de los padres como de nuestros hijos.

 

También leer: Método BWL para que tus hijos sí coman.

Áreas de desarrollo

Normalmente los juguetes son clasificados por diferentes áreas del desarrollo independientemente de la edad. Estas áreas facilitan la elección permitiendo identificar con precisión el área a desarrollar y la de más interés a su personalidad. Estas áreas son las siguientes:

  • Área motriz: sirve a futuro para la coordinación estructurada de sus acciones bajo un hilo conductual coherente.
  • Área creatividad: es la manera que les permite desarrollar formas, ideas y pensamientos estratégicos de una forma práctica y precisa en situaciones que se enfrentarán de la vida cotidiana.
  • Área afectiva: les servirá para encontrarse con sí mismos bajo su propia identidad, manejando y regulando sus emociones en cualquier situación y auto controlándose por ellos mismos para lograr una empatía ante las relaciones humanas.
  • Área intelectual: agiliza el hemisferio racional de una manera eficaz poniendo en práctica los conocimientos adquiridos y tratando de que la mente siempre esté trabajando. También sirve para prevenir enfermedades a temprana edad.
  • Área social: es excelente para el aprendizaje de resolución de problemas y el enfrentamiento a la competitividad de una manera de negociación con los demás bajo el respeto mutuo. Dándoles a conocer que existe un mundo más allá de ellos.

QUÉ JUGUETES PARA LAS DIFERENTES ETAPAS

Sabiendo las características de los juguetes por cada área es muy importante ahora conocer en cada una de las edades cuáles áreas del desarrollo se encuentran estimulando.

6-18 meses: empiezan a conocer su mundo por medio de los sentidos, como son el olor, los sabores, el tacto, las texturas y lo auditivo. reconociendo aquello que existe para irlo identificando poco a poco. Todo aquello a base de textiles es lo más recomendable.

2-3 años: en esta etapa normalmente empiezan a conocer el movimiento por sí mismos, por lo que se estimula la motricidad gruesa con juguetes que desarrollen el movimiento del impulso y movimientos con su propio cuerpo.

3-5 años: comienzan la motricidad fina coordinando movimientos con precisión, por lo que los juguetes más pequeños como los de ensarte y de coordinación visual como rompecabezas son recomendados. También se empiezan los primeros contactos con niños entendiendo que existe un mundo fuera de ellos, por lo que los juguetes para jugar en equipo para que convivan con otros niños son muy favorables.

6-8 años: empiezan a querer expresar su personalidad y desarrollar su creatividad conforme a sus gustos e intereses, desarrollando su imaginación, por lo que se recomiendan los juegos de oficios, disfraces y aquellos juegos donde se sientan identificados y les creen seguridad por medio de instructivos.

8-10 años: empiezan a descubrir sus virtudes y ser autónomos, por lo que estimulan el área intelectual buscando la manera de retarse a sí mismos con juegos de destreza y juegos de mesa; los juegos de reglas son muy favorables.

10-12 años: están enfocados en lo físico y el deporte, empiezan a querer meterse al mundo social, por lo que se debe estimular con juegos al aire libre, juegos en equipo; las pelotas son muy recomendables.

12+: es una etapa muy emotiva donde asumen más responsabilidad y autoconocimiento profundo, desarrollando lo afectivo y buscando la empatía, por lo cual se debe de manejar la regulación de las emociones con libros, juegos de mesa, manualidades y arte.

Siendo diseñadora y perteneciendo al mundo juguetero quiero compartirles que nuestro mayor reto de hoy en adelante no solo es sorprender a los niños sino a los padres también.

 

Parcheé está en Plaza Las Águilas Local 18. Calzada de Las Águilas 145. Col. Las Águilas

Comparte tu opinión