Vaya época para vivir. Cada día aprendemos más y más sobre nosotros como seres humanos, como seres de energía, de luz, de pensamientos, patrones, miedos… Somos seres complejos pero a la vez, maravillosos, únicos. Así que el entendernos a nosotros mismos ha sido una tarea y labor milenaria, no es para nada nueva, solo que las comunicaciones y tecnologías actuales nos pone a un clic de distancia información valiosa, técnicas novedosas y, ¡claro!, opciones para todos.

Sanaciones con energía

En estas ganas de entendernos y de llegar a ser «más de nosotros», más auténticos con nuestro real ser, buscamos opciones para «alinearnos», para «sanarnos» y para tener paz en nuestros corazones y cabecitas.

Yo soy una de esas personas en continua búsqueda y, ya saben, bien dicen que la oportunidad llega cuando estás lista. Justo así llegó mi terapeuta actual y la sanadora de la que quiero contarte hoy.

Ana Gabriela de SanandoSoy

Me llegó la propuesta de hacerle una entrevista a Ana Gabriela… pero es complicado entrevistar o preguntar sobre algo que no conoces, por lo que me aventuré a pedir algo distinto: quiero probar de qué se trata. A Gaby le pareció muy pertinente la idea, pues no hay mejor forma de explicarlo que viviéndolo.

Decidí que fuera a distancia porque #Pandemia, pero ella recibe a las personas interesadas en su consultorio con todas las medidas pertinentes por el tiempo que vivimos.

anagabriela sanadora energía

Su presencia es tranquila y te escucha con todos sus sentidos. Va tomando nota y, como me lo explicó después, está totalmente concentrada no solo a lo que le platico yo sino a los mensajes que puede recibir, pues es un canal.

La primera puede ser una sesión larga, sin prisas. Ahí nos conocemos y hablamos de lo que quiero trabajar. A forma de preguntas y respuestas, vamos dibujando un camino que recorrer para que ella tenga mayor claridad de qué podemos hacer juntas. Así es: totalmente personalizado.

Con ella no hay una técnica en sí sino una mezcla de todas sus habilidades, de su conocimiento y de hacer caso a su intuición y percepción.

Gaby va percibiendo mi energía a la vez que va recibiendo mensajes que le hacen sentido, al igual que a mí cuando me lo comenta. Hablamos mucho y llegamos a un punto de acuerdo de qué podríamos hacer. En mi caso, sería trabajar con mis chakras, esos puntos de energía que todo ser humano tenemos y que a veces se atascan… o detienen (deberían de estar en movimiento, de hecho). También se ayuda de unas cartas de tarot para confirmar ciertos puntos que le vienen a la cabeza sobre la manera de trabajar juntas.

Nos conectamos energéticamente y ella hace su labor mágica para destrabar esa energía en mí. Y les juro que lo siento al terminar la sesión.

Idealmente estas prácticas son en persona, ya que ella misma tiene manos sanadoras, pero como les dije, mi elección fue hacerlo cada quien en su hogar. ¿Cómo será la sesión si tú la requieres? No lo sabemos, eso dependerá de ti y lo que vaya percibiendo Ana Gabriela. Pero, ¿exactamente quién es y qué hace?

Cuéntame de ti, Ana

«Desde muy pequeña percibía cosas, veía lo que yo en ese entonces llamaba «fantasmas», olía cosas raras, y escuchaba voces todo el tiempo que me decían “Ana ven”.
«No le decía a mi familia ya que me daba miedo que dijeran que estaba loca. Pocas veces se lo dije a mi madre y no fue algo serio para ella, sólo me decía que todo pasaría.
«Ir a la iglesia para mí era muy difícil, hoy entiendo que sentía mucha energía de todas las personas que descargaban sus emociones en ella, y me generaba un dolor de cabeza muy fuerte.
«Con el tiempo me hice más fuerte y ya no le daba tanta importancia a todo eso.
«A los 30 años fui madre y empecé a tomar cursos y talleres de todo tipo, poco a poco todo volvió y cada día se hacían más presentes los olores, las premoniciones, las visiones, la sensibilidad en mi cuerpo, etc.
«En algún momento me dio un vértigo que me dejó sin ruta casi un año y a partir de ahí empecé a entender todo lo que me pasaba. En una sesión que estaba dando a una amiga me di cuenta de que era Medium, ya que la energía de su madre entró a mi cuerpo y pude darle muchos mensajes puntales que a ella le hicieron todo el sentido y así fue con varias personas.
«Poco a poco se me han ido desarrollando mis dones, y sobre todo el de sanación, en algún momento me di cuenta de que mis manos sanan ya que varios pacientes me dijeron que sus dolores físicos desaparecieron.
«Mi cuerpo es como una antena, es muy sensible y capta todo lo que mis pacientes sienten aunque sea algo muy lejano o muy profundo o de otras vidas, otros planos, etc.
«En la sesión platicamos de lo que están viviendo o vivieron, y mis guías y los seres de luz que me asisten mandan señales a mi cuerpo, a mi consciencia y empiezo a canalizar la forma de sanación.
«Esto puede ser a través de muchas más técnicas que he aprendido y sobre todo, recordado o con solo la imposición de mis manos.
«Así ayudo a sanar enfermedades físicas y/o emociones para poder encontrar el amor incondicional en uno mismo, a la Diosa/Dios que vive en cada uno.

Soy Ana Gabriela Rubio, soy una mujer terapeuta y mis sesiones son un “mix reloaded”, como dice una amiga, de todo lo que hoy he descubierto que está en mi y de todo lo que he aprendido en mi caminar.

Mi espacio @Sanandosoy esta en laCol. Del Valle, sin embargo hago sesiones por videoconferencia ya que para la sanación y la energía no existen las fronteras.
Sus redes sociales:
Facebook @sanandosoy
 WhatsApp 5518493492

Comparte tu opinión