¡Mujeres! Si se ponen a pensar, somos expertas en seducir al sexo opuesto por medio de nuestra vestimenta. Sabemos que si nos ponemos aquella lencería roja o negra, provocará inmediatamente deseo y excitación en nuestra pareja, ¡todas debemos usar esa arma a nuestro favor!

Y no sólo en ropa interior, también sabemos qué ponernos cuando por fin nos invitó a salir ese hombre que tanto nos gusta o si sabemos que aquel chico que nos mueve el tapete, estará en la fiesta o reunión que también estás invitada, las mujeres nos enfundamos con nuestras mejores galas. Siempre sabemos con cuál pantalón o vestido hacemos a más de uno voltear.

Sin duda, todas las mujeres necesitamos tener en nuestro armario, esas prendas que al instante de traerlas puestas, nos hagan sentir sexys y nos recuerden, que detrás de la ama de casa, la doctora, maestra, empresaria, etc, existe una mujer excitante, provocativa y sensual, una amante apasionada.

Vestidos, faldas y algo más…

Por siglos, la ropa ha jugado un papel importante en el juego de seducción para atraer y llamar la atención de la pareja. Tanto mujeres como hombres utilizan la ropa de diferente manera a la hora de “ligar”. Por ejemplo, los hombres aman lucir un buen traje o el calzado más limpio y, tal vez costoso, porque a través de esto, buscan presumir su fuerza, su estatus económico y así atraer al sexo opuesto. Las mujeres, en cambio, buscan provocar una atracción continua con su vestimenta.

En la actualidad, ya no hay reglas en la moda, nuestro outfit expresa libremente nuestra personalidad, estilo, gustos y deseos.

Tips para vestirte

Como en todo, hay reglas y códigos ¡hasta para vestirte! Si tu deseo es provocar por medio de tu vestimenta, debes de tener claros tus objetivos.

Todas las mujeres por naturaleza, deseamos imprimir en nuestro arreglo toques de coquetería y seducción. Pero ¡ojo! recuerda que debemos de guardar una imagen en el ámbito social y laboral.

Además, cada quien conoce a su pareja y algunos caballeros no les agrada que sus mujeres vayan caminando por la calle con un vestido sexy, pero en privado, aman que les modelen una colección completa de minifaldas y lencería.

Todo tiene un momento y un lugar, y nuestros atuendos pueden ser el toque para dar inicio a momentos especiales, ya sea una salida a un bar o a puerta cerrada con la pareja en la alcoba.

Cada mujer se conoce y sabe con qué ropa destacan sus encantos. Elegir tu outfit, es algo muy personal. De las mejores recomendaciones que debes de tener en cuenta a la hora de vestirte, es saber el por qué te pusiste eso, es decir, la primera persona que debe de creérsela eres tú. Al portar tu atuendo con seguridad y verte al espejo, debe de encantarte lo que en él ves, al hacerlo, todo será más fácil, porque proyectarás sensualidad, seguridad y atracción. Pero si no te sientes cómoda, busca más opciones, hay muchas en el mercado para que te sientas increíble.

Goza cada prenda que te pongas, porque ¿qué crees?…gozarás aún más cuando tu pareja te las quite.

¡Vístete para matar!

Todas sabemos que los hombres son muy visuales, ellos se dejan llevar por lo que ven, aman mirar por todos lados y así evaluar los atractivos de cada mujer. Si eso les encanta, ¡hay que aprovecharlo al máximo! Utiliza esas prendas que destaquen lo mejor de ti. Pero ¡abusadas!, no caigan en los excesos porque los resultados pueden ser totalmente diferentes a lo que buscas.

Debes de ser muy cuidadosa a la hora de seducir, el chiste de todo esto, es no enseñar de más y dejar algo a la imaginación. Muestra un poco de lo que tienes, jamás muestres todo al mismo tiempo.  Por ejemplo, si eres poseedora de un “buen frente”, elige una blusa, playera o vestido con la que enseñes un poco, ya no añadas una súper minifalda para que también te vea las piernas, mejor permite que se imagine que hay debajo de tu pantalón.

Telas y texturas

Todas sabemos que nuestra lencería puede causar desmayos, es una pieza muy importante al camino del deseo y la excitación. Por eso debes de elegirla con mucho cuidado, porque algunas telas al contacto con otra piel, pueden provocar sensaciones eróticas y sensuales.

En el mercado existe todo tipo de lencería, pero elige aquella con la que te sientas cómoda, la que vaya con tu estilo y con la que transmitas sensualidad. Algunas telas como el encaje y la seda tienen el don de que con sólo tocarla, despierta la excitación del sexo opuesto.

Hay de todo en las tiendas: lycra, transparencias, cuero, corsés, lindas y provocativas medias, el modelito que desees lucir es decisión tuya.

¡Jamás lo uses!

Así como hay prendas con las que despertarás pasiones, existen algunas que nunca deben de estar en tu guardarropa, checa cuáles son:

  • No uses prendas que sean difíciles de quitar, porque le restarán deseo al momento “cachondo” y sensual.
  • Nunca de los nunca, uses ropa con “hoyitos” o ya muy gastada para un encuentro sexual.
  • No uses estampados floreados o con diseños infantiles, quien los vea, le bajará el deseo en dos segundos.
  • No uses muchos accesorios, porque éstos se volverán el centro de atención y deseamos que te observen a ti, no al collar grandísimo que llevas.

¿Listas para robar miradas con sus atuendos? Recuerden que la ropa por sí sola no provocará nada, debe de incluir una actitud positiva y alegre, seguridad y muchos toques de coquetería y sensualidad.

Angie Garcia Maldonado

¡Mucha suerte chicas!

Comparte tu opinión