Entrevistamos a Zuria Vega durante un break en el set de la novela Mi marido tiene familia. Además de responder a nuestras preguntas mientras comíaen el otro brazo cargaba a su hija Lua. Pero la actuación y la maternidad son sólo dos de sus roles. También es esposa (de Alberto Guerra), hermana, amiga, hija, compañera, apasionada del yoga y la meditación. ¿Podríamos tener más razones para llamarla Superzuria 

Al día de hoy, ¿cuál ha sido tu mayor satisfacción tanto a nivel personal como profesional? 

A nivel personal, mi familia, mi esposo y mi hija sin duda. A nivel profesional, no me atrevería a mencionar un solo proyecto. Para mí el logro es tener una carrera que me llena de satisfacción. Tener la oportunidad de dedicarme a lo que amo y que me dé para vivir es lo máximo.

Como actriz, ¿alguna vez pensaste en renunciar, en tirar la toalla y dedicarte a otra cosa? 

No, la verdad no. Obviamente hay mejores momentos que otros, como en la vida misma, pero cuestionarme dedicarme a otra, no. A veces he puesto pausa, sí, pero no porque dudara de mi carrera, sino porque las prioridades cambian. Mi embarazo es un ejemplo de eso. Me di un tiempo para ser mamá, que es lo mejor que me ha pasado en la vida, por mucho.

Si una actriz de 17 años llegara y te pidiera consejo, ¿qué le dirías? 

Que persiga sus sueños y siga su instinto. Yo siempre he sido muy intuitiva. Evidentemente he cometido errores, pero me gusta saber que son bajo mi propia responsabilidad y no por decisiones tomadas por las razones incorrectas, como buscar otra cosa que no fuera mi felicidad o lo que  yo creyera correcto en ese momento. Cada uno tiene que aprender a escucharse e ir tras lo que uno quiere, siempre y cuando no te traiciones a ti como ser humano. 

Lee la entrevista completa en nuestra edición de julio. Te invitamos a disfrutar juntas de ¡SúperZuria!

Comparte tu opinión