No sé si cortarme las venas o dejármelas más largas