Carnívoros y veganos: ¡Pasen a la mesa!

En la cocina se generan y construyen sentimientos incalculables de amor, rechazar lo que come tu pareja puede sentirse como un rechazo personal.