La comida también se recicla: ¡aprovecha todos los alimentos en tu cocina!

Cuando se habla de reciclaje generalmente pensamos en los residuos sólidos, sin embargo, este concepto también se puede aplicar a la conservación de otros recursos como el agua, la electricidad e incluso, los alimentos.