Seguro que muchas hemos padecido algún episodio de ansiedad en un momento de nuestra vida. Las responsabilidades que conllevan el día a día y las situaciones estresantes que se derivan son las causas principales que pueden hacer que la ansiedad aparezca, provocando una situación en la que sentimos que nos mareamos o que estamos a punto de sufrir un ataque al corazón.

“Cuando el estrés se acumula y te supera, el cerebro puede reaccionar en un momento u otro liberando neurotransmisores que provocan una cascada de síntomas, dando lugar a un ataque de ansiedad”, explica la doctora Blanca Rodríguez Ayala.

“Lo más común es sufrir mareos, palpitaciones, sensación de asfixia, dolor de pecho, sudor desmesurado o temblores”, afirma.

Resultado de imagen para 4 consejos para controlar un ataque de ansiedad

¿Cómo controlar la situación?

  • Distraer el pensamiento: Visualiza algo placentero como imaginarte en tu sitio favorito. Esto hará que la mente se distraiga, ya que pensar en lo que te está ocurriendo puede hacer que los síntomas vayan a más.
  • Controlar la respiración: Es importante no respirar muy rápido para no hiperventilar. “Al respirar  muy rápido aumenta el nivel de oxígeno en sangre y se reduce el de CO2, lo que altera el pH de la sangre y provoca calambres, mareos y temblores”, advierte la especialista.
  • Relajación: Aplicar técnicas de relajación como el yoga ayudan a controlar los síntomas una vez aparezcan.
  • Acude a tu médico: En muchos casos es importante acudir a un especialista para que realice un diagnóstico personalizado. “En muchos casos la psicoterapia puede ayudar para evitar recaídas”, aconseja la doctora Rodríguez.

Con información de sumarium.es