Por: Dr. Alfredo Dolores De la Merced***

El cuerpo humano está conviviendo con billones de bacterias comensales, que son esenciales para nuestra salud. Sin embargo, ciertas bacterias también pueden causar enfermedad en el huésped humano.

Las estimaciones actuales indican que la cantidad de microbios que habitan en todo el cuerpo es aproximadamente igual a la cantidad total de células que lo componen.

La salud vaginal depende de la contribución de un conjunto de bacterias en equilibrio en la cavidad vaginal (microbioma), las cuales proporcionan resistencia a las infecciones patológicas, al descomponer los nutrientes y educar al sistema inmunitario. La alteración de este equilibrio dinámico, genera en consecuencia una vaginosis bacteriana (disbiosis). Afección vaginal más frecuente en el mundo.

¿Qué es la vaginosis bacteriana?

Es una afección vaginal (síndrome polimicrobiano), que ocurre en aproximadamente 35% de las mujeres sexualmente activas y en 15% al 20% de las mujeres embarazadas; donde el ecosistema microbiano natural de la cavidad vaginal (microbioma) -dominado por lactobacillus (95%)- se ve alterado con la disminución de estos últimos y aumento de los patógenos bacterianos (disbiosis). Esto con riesgo de consecuencias reproductivas en la mujer y resultados adversos cuando se asocia al embarazo.

¿Cuáles son los síntomas?

El flujo vaginal blanco-grisáceo fétido (“olor a pescado”) sin embargo, de los casos cursan asintomáticos; y aproximadamente la mitad de las embarazadas no relatan molestia vaginal en la consulta médica, por consiguiente, pasa desapercibida. 

¿Y las causas?

Se acepta que la vaginosis bacteriana es causada por un conglomerado de microorganismos. La primera bacteria identificada para representar esta afección era Gvaginallis, y todavía se considera el patógeno primario; asociado con varios organismos etiológicos como: Atopobium vaginaeMegasphaera phylotypeLeptotrichia aminionii, Mobiluncus spp, Prevotella spp, Mycoplasma hominis y Bacteroides spp; como los más frecuentes.

¿Quiénes tienen riesgo de padecerla?

 La vaginosis bacteriana no siempre se puede prevenir, pero sí se pueden disminuir los riesgos:

  • Es la disbiosis vaginal más común en mujeres en edad fértil.
  • Aparece antes en mujeres sexualmente activas.
  • Es más común en mujeres que tienen sexo con mujeres, que en mujeres que tienen relaciones sexuales con hombres. El mecanismo podría deberse a compartir objetos sexuales.
  • Es más frecuente en mujeres que tienen múltiples parejas sexuales y nuevas parejas sexuales.

¿Cómo prevenirla?

  • Evitar los productos para la higiene íntima femenina como: spray, jabones perfumados y duchas vaginales. Pueden alterar el balance de la flora bacteriana normal de la vagina, lo que favorece las infecciones.
  • Tener sexo seguro con métodos de planificación de barrera (condón)

¿Qué hacer si tengo síntomas y estoy embarazada?

  • Es importante acudir con tu ginecóloga(o) inmediatamente. En mujeres embarazadas puede desencadenar: aborto espontáneo, ruptura prematura de membranas, parto prematuro, bebé prematuro, bajo peso al nacer, endometritis posparto e infecciones de la herida postoperatoria. También aumenta el riesgo de contraer otras infecciones de transmisión sexual (Chlamydia trachomatis, Neisseria gonorrhoeae, VIH y la transmisión del VIH a parejas masculinas. También hay un impacto negativo en la autoestima, las relaciones sexuales y la calidad de vida.
  • Se cree que esta afección no tratada oportunamente en el embarazo es causante de alrededor del 40% de los nacimientos prematuros, y de hasta el 80% de los nacimientos prematuros antes de las 28 semanas de gestación.

Tratamiento

  • El tratamiento estándar a corto plazo, logra una tasa de curación de 80 a 90%. 

Recomendaciones:

  • Evitar los productos para la higiene íntima femenina como: spray, jabones perfumados y duchas vaginales.
  • Usar métodos de planificación de barrera (condón).
  • Acude a valoración en caso de leucorrea o descarga vaginal blanco-grisácea y fétida, que puede estar o no acompañada de dolor local, comezón, picazón o irritación.
  • Si tienes antecedentes y alto riesgo de nacimientos prematuros, es importante que tu médico te solicite una prueba de vaginosis bacteriana en tu primera visita prenatal.
  • En mujeres fumadoras el ambiente vaginal se ve disminuido en su acidez (PH> 4.5), generando mayor riesgo de contraer infecciones y resultados adversos en la vida reproductiva.

***Especialista en Ginecología y Obstetricia

Médico Adscrito. Unidad Médica de Alta Especialidad No.4 IMSS

Comparte tu opinión