Descubrir que la persona que amamos no nos corresponde de la misma manera y traicionó nuestro acuerdo tácito de fidelidad y respeto al relacionarse con otra persona, hiere nuestro amor propio. Sentimos que nuestro mundo afectivo se desploma y lo primero que nos preguntamos es ¿por qué?

Si asumes el papel de víctima y te enganchas al sufrimiento este pudiese durar incluso toda tu vida. Recuerda que nada es para siempre y puedes recuperar tu bienestar emocional, si así lo decides.

El paso más importante que debes dar consiste en “vivir tu duelo” en sus seis etapas:

  1. La negación.
  2. El disgusto y la ira.
  3. La culpa.
  4. La rabia
  5. La desesperanza.
  6. La aceptación.

Claves para superar una depresión

  1. Vive tu duelo. Respeta tu tiempo personal. Deja salir lo que te molesta. Vive tu tristeza, tu rabia, tu ira y sácalas de ti. Recuerda que lo que no explota, “implota” en tu interior y se convierte en enfermedad.
  2. Mantente activa. Realiza actividades que te permitan regresar a tu paz y tranquilidad. Necesitas claridad mental para acabar con la perturbación que tienes en tu mente. Haz terapia ocupacional que se traduce en mantenerte ocupada realizando actividades que te distraigan y te relajen.
  3. Cuida tu apariencia personal. No te abandones.
  4. Cambia la postura de tu cuerpo y tu expresión facial. Erguirse, sacar el pecho, levantar la barbilla, y sonreír, produce grandes cambios. Pruébalo.
  5. Revisa tus pensamientos y emociones varias veces al día. Tu mente te jugará una mala pasada y te repetirá innumerables pensamientos negativos. Sustitúyelos por pensamientos positivos. Fíjate nuevas metas. Inscríbete en algún curso o actividad nueva.
  6. Evalúa la necesidad de acudir a un especialista, dependiendo del nivel o grado de depresión. Un coach, terapista, psicólogo ó psiquiatra. Recuerda que en muchos casos, solos no podemos recuperarnos y requerimos buscar ayuda especializada. No dudes en solicitarla.
  7. Trabaja tu autoestima. Ámate, apruébate, acéptate. Trátate con amabilidad. Consiéntete. Tu niño interno está dolido y necesita comprensión. Regálate pequeños detalles. Abraza tu dolor.
  8. Define las acciones a tomar en relación a tu pareja y a tu vida. Una vez que te hayas reencontrado contigo misma. No antes.
  9. Sustenta tus decisiones en un sano equilibrio. Entre las consideraciones del corazón y de la razón.
  10. Actúa de manera asertiva. Defendiendo y respetando tus opiniones y derechos, sin agredir ni irrespetar los derechos de tu pareja.

 

Con información de tuestima.com

Comparte tu opinión