La versión canadiense de Las Vegas, más íntima y frente a las fabulosas cascadas que le dan nombre. Para visitar en pareja o en grupo, un destino que nunca pasa de moda.

Por Vida de hotel

CHECK IN

Destino mielero por excelencia, entre los turistas que visitan esta ciudad las parejas suelen ser mayoría, aunque cada vez son más las familias que la eligen. Te recomendamos el Holiday Inn Niagara Falls By the Falls, situado a metros de las cataratas, del casino Fallsview  y su centro comercial. Recientemente remodeladas, sus habitaciones huelen a nuevo y tienen balcón. Hay alberca climatizada y sus desayunos son para campeones -calóricos y abundantes, con torres de hot cakes y huevos revueltos-.

CATARATAS

Niagara Falls es el nombre de tres caídas de agua que se superponen en el límite entre Canadá y los Estados Unidos. No son las más altas del mundo – el Salto Ángel en Venezuela mide unos 900 metros más-, pero lo que impacta en ellas es su combinación de altura -53 metros- y caudal de agua -168.000 metros cúbicos por minuto-. Para explorarlas a fondo, así como el parque nacional que las rodea, te recomendamos comprar el Niagara Falls Adventure Pass, que incluye la entrada a distintas atracciones, cupones de descuentos y un sistema de transporte entre las cataratas y los hoteles de la zona.

Por otra parte, un viaje a Niágara queda incompleto si no se ve la cascada del lado estadounidense. Rainbow Bridge conecta a ambos países y se puede cruzar a pie, en bici o coche (revisa en la web los horarios de paso). Un último tip: para apreciar las cataratas desde otra perspectiva, muchos suben a Skylon Tower, del lado canadiense, y cuya cima está a más de 200 metros de altura por sobre la caída del agua. Desde su mirador, se ve toda la ciudad de Niágara y gran parte de los alrededores, en la provincia de Ontario.

ICE WINE

Si el clima lo permite, vale la pena pasear por los viñedos de la zona, en particular Ravine Vineyard, a 15 minutos de las cataratas. Allí se produce sidra, espumantes y blancos como Sauvignon Blanc o Chardonnay. Pero también vino de hielo (icewine), uno de los orgullos de la provincia de Ontario y particularmente de Niágara, el mayor productor de este varietal. Sus orígenes se remontan al siglo XVIII, cuando en Alemania se descubrió que cosechando en invierno las uvas congeladas directamente de la vid, en la madrugada, y a cierta temperatura (entre -8 y -12 C), se podía producir un vino dulce, aromático y ácido, ideal para la sobremesa.

NOCHE

A menos que seas vegetariana, nada mejor que cenar un buen corte de Alberta, la provincia con mejor ganado de Canadá. Y el lugar para hacerlo es Rainbow Room by Massimo Capra -uno de los chefs más conocidos de ese país-, con vista a las cataratas y ubicado en el Crowne Plaza Niagara Falls- Fallsview. El restaurante se jacta de su menú preparado con ingredientes locales y su completa carta de vinos. Después de la cena, realiza un tour por el hotel que, en 1951, recibió a Marilyn Monroe, que se alojó en lo que hoy es la suite 1104, muy solicitada por los huéspedes. El hotel está conectado con Niágara, uno de los dos casinos de la ciudad (el tercero está del lado estadounidense, cruzando el río). A pocos pasos está Clifton Hill, equivalente al Strip de Las Vegas. Allí se concentran tiendas de souvenirs, museos de cera, salones de videojuegos, hoteles, bares y restaurantes.

Liga trailer película NIAGARA, con Marilyn Monroe