¿Eres una madre estresada? ¿Estás harta de perder los nervios, de sentirte al límite y de vivir con sensación de culpabilidad? Asume de una vez que no eres una madre perfecta (y que tus hijos tampoco lo serán) y toma nota de estas 5 claves para educar sin estrés y no dejarte llevar por la ansiedad.

Educar sin estrés es posible. Y no solo es posible, sino que es absolutamente necesario.

El presidente de la Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España,  Juan Antonio Planas, recomienda mucha comprensión, suficiente humor y toda la paciencia ante esos deberes aún sin terminar, esas habitaciones desordenadas, esas palabras que se lleva el viento y esas pantallas en “on” que nunca se apagan.

Planas resume resume este decálogo en dos grandes líneas. Por un lado “la necesidad de demostrar a los hijos cariño por encima de todo, lo que supone alabar sus progresos y poner límites”.  Y por otro, “ser coherentes y actuar de acuerdo a lo que decimos, puesto que ellos tienden a imitar lo que ven”.

Claves para educar sin estrés:

  • Aprende a gestionar tu tiempo y organizar tus tareas. Para ello es necesario tener en cuenta:
  • Tareas a compartir: La sobrecarga es la primera causa que produce el estrés. Por este motivo debemos buscar soluciones y que el peso de la casa y los hijos no recaiga en la madre únicamente, como generalmente suele suceder. Hay que organizar el día a día: la lista de la compra, la visita al pediatra, etc. Son tareas que pueden y deben repartirse.
  • Es fundamental delegar: Hay que delegar, no podemos hacerlo todo nosotras. Es importante aprender a dejar algunas cosas en manos de otras personas y confiar en que van a hacerlo bien.
  • Todos debemos tener obligaciones; también los hijos: Pueden ayudarnos en algunas tareas sencillas (siempre a su nivel y medida): guardar la ropa, hacerse la cama, etc. Son pequeñas acciones que ahorran tiempo y sirven para que vayan adquiriendo hábitos que les serán muy útiles.
  • Aprender a priorizar: Hay que empezar a establecer prioridades, ya que llegar a todo es imposible. Ni todo es importante ni tampoco urgente.
  • Planificar: Dedica un tiempo (en pareja) a planificar la semana, el mes, etc. Organiza las actividades, citas, salidas, etc. que tengas previsto realizar esa semana, pero siempre con mucha flexibilidad, ya que con niños nunca se sabe lo que puede pasar…
  • Busca ayuda externa si es necesario: Si no puedes con todo quizás puedas contratar una ayuda externa que te ayude con algunas tareas de la casa aliviando un poco esa sobrecarga. Es una opción más que debes contemplar.

 

Te ayudamos a conseguirlo con nuestro curso “Educar sin estrés”

A post shared by Escuela de Padres 3.0 (@escueladepadres3.0) on

Con información de http://abcblogs.abc.es/escuela-padres-talento y https://www.mujerhoy.com

Comparte tu opinión