Padecer de dolores de espalda se ha convertido en algo muy común. Esto se debe a muchos factores de la cotidianidad como el estrés, mal dormir o malas posturas. ¿Te pasa y no sabes qué hacer? ¡No te preocupes, estos 5 consejos te servirán de mucho!

Entendemos perfectamente lo que este dolor genera, a nosotras también nos ha pasado y por eso decidimos ponerle un alto a este malestar, además que afecta terriblemente nuestra calidad de vida. Descubrimos que, según algunos expertos, esta situación puede prevenirse en casi un 80%.

Un estudio realizado en la Clínica Milagrosa de Madrid, en España, determinó que solamente el 15% de las personas padecen una dolencia crónica de espalda y ameritan realmente un tratamiento especial. De resto, no hay nada que no se pueda prevenir con un cambio en los hábitos de nuestra rutina y nuestra postura. Esto nos ayudaría a alcanzar un verdadero descanso y con ello, mejoraríamos nuestra movilidad. Por eso hoy te traemos:

5 consejos para cuidar tu espalda

  1. Mantén una postura correcta
    – Si pasas mucho rato sentada, por ejemplo en la oficina, trata de que la silla tenga un respaldar que permita a tus piernas quedar en un ángulo de 90°. Coloca tu espalda recta, esto te ayudará muchísimo.
    – Evita inclinarte hacia adelante, esto lo que hará es encorvar tu cuello y espalda. Trata de colocar un pequeño cojín en el que puedas recostarte y así relajarás un poco los músculos.
  2. ¡Estírate!
    – Cada hora realiza un poco de estiramiento, mueve tus hombros, gira la cabeza, camina y estira tu espalda. En ocasiones si estás inmóvil por mucho rato tu cuerpo se cargará de tensión.
    – Si estás sentada trata, cada cierto tiempo, cruzar las piernas. Esto aunque no lo creas, ayudará mucho a aliviar los males de la espalda.
  3. Cuídate del estrés
    – Sí, el estrés últimamente se ha convertido en un enemigo letal, causante de muchísimo males y dolencias. En tu espalda este produce contracturas musculares lo cual afecta a nuestra movilidad.
    – Lo más importante es que aprendamos a manejar las situaciones que nos provoquen estrés y no dejemos que estas nos sobrepasen. Para ello también te recomendamos practicar algunas actividades físicas como natación o yoga.
  4. Evita pesos excesivos
    – No tienes ni idea del daño que puede causarte levantar más peso del que tu cuerpo puede soportar. Así que, ¡evítalo!
    – Recuerda también que al agacharte es importante que flexiones completamente tus rodillas y mantengas tu espalda recta. Creéme, tu columna lo agradecerá.
  5. Cuídate del sobrepeso y la ropa apretada
    – No está mal tener curvas, al contrario y como siempre te decimos: ¡lúcelas con orgullo! Lo preocupante está en cuando ellas se transforman en exceso de peso y afectan a tu salud. La espalda es una de las zonas que más sufre en esos casos porque debe soportar más de lo debe. ¡Come saludable y ejercítate!
    – La comodidad es primordial, esto evitará que tomes posturas dañinas para tu columna. Así que cuidado con la ropa que usas y los zapatos que llevas.

Comparte tu opinión