• Frankenstein o el moderno Prometeo
  • Mary W. Shelley
  • Género: Gótico-Ciencia ficción

El doctor Víctor Frankenstein, valiéndose de su conocimiento médico y científico, se empeña en crear vida artificialmente para lograr el sueño de la inmortalidad traspasando las barreras naturales y éticas. Es así que confecciona un cuerpo con pedazos de cadáveres, y por medio de electricidad lo dota de vida. El experimento en sí ha sido un éxito, sin embargo, al poco tiempo se horroriza de su creación y abandona al monstruo a su suerte.

En el principio de su existencia, la criatura de Frankenstein mostró bondad y necesidad de cariño pero nunca encontró aceptación y, sin haber cometido ningún acto reprobable, todos aquellos que lo rodeaban, lo rechazaron. Asumiendo su rol de engendro hace lo que el mundo espera de él: Actuar de forma cruel y malvada. Siente un profundo odio contra su creador, que lo lleva a su persecución, asesinando de forma intencional a algunos de sus seres queridos. Cuando lo encuentra, le reclama por haberlo hecho de tal forma que nadie es capaz de amarlo. Le pide que cree una mujer como él, que lo acepte y lo amé.

Víctor está dispuesto con la esperanza que el monstruo se vaya, pero lo espanta la idea de repetir aquel experimento, así que destruye el laboratorio y a la nueva hechura. Decisión que desencadena una serie de terribles acontecimientos.

¿Por qué leerlo?

Mary W. Shelley escribió Frankenstein en el llamado año sin verano (1818) mientras estaba refugiada junto con su marido, Percy Shelley, y otros invitados en la villa suiza de Lord Byron, quien lanzó el reto a todos ellos, de escribir un relato de terror para entretenerse.

Lo que nunca imaginó la joven Mary (20 años) es que estaba escribiendo una de las novelas más terroríficas de todos los tiempos y creando al primer personaje de la ciencia ficción narrativa.

El subtítulo hace referencia al mito de la dramaturgia griega de Prometeo, quien se atrevió a desafiar a los dioses creando vida a partir de la arcilla.

Algunos críticos piensan que Shelley dejó plasmados en su novela los sucesos trágicos que marcaron su vida y la llenaron de culpa: La muerte de su madre pocos días después de que Mary nació y la pérdida de su primer hijo.

Es una obra que, detrás del terror del género, nos habla de la naturaleza humana: El deseo de amar y ser amado, la necesidad de comunicación, la manera en que afecta la soledad, las consecuencias de la ambición y el rechazo y prejuicio a quien es diferente al resto.

Si no lo han leído, háganlo. Si ya lo hicieron, vuélvanlo a leer, desde esa óptica, y van a entender por qué el libro nunca perderá vigencia.

Les recomiendo también vean la película de la vida de Mary Shelley. Una mujer que intenta reafirmarse como tal y lograr reconocimiento en un mundo de hombres.

Comparte tu opinión