Naomi Parker Fraley, la mujer que inspiró el famoso cartel de Rosie la Remachadora, Rosie the Riveter, durante la Segunda Guerra Mundial, falleció el sábado a los 96 años de edad, en la ciudad de Longview, en Washington.

Fraley trabajó en la sección de reparación de la base aérea de Alameda (California) durante la Segunda Guerra Mundial. Fue el verdadero emblema del feminismo en esa época e ícono de la mujer obrera.

Nació el 26 de agosto de 1921, en Tulsa, Oklahoma, y era la tercera de ocho hermanos. Cuando cumplió 20 años, ella y su hermana Ada, de 18, decidieron trabajar en la base aérea de la ciudad: se acababa de producir el ataque de Pearl Harbor y era una época en que las fábricas requerían mujeres obreras que sustituyesen a los hombres que se habían marchado para luchar en el frente.

Les asignaron puestos en la zona de reparación de aviones; se encargaban de hacer las perforaciones necesarias, de arreglar las alas y de colocar los remaches.

El origen de la leyenda

De acuerdo con The New York Times, un fotógrafo de la agencia Acme capturó su imagen mientras ella, ajena, se afanaba en su labor. Cuando publicaron su imagen, el 24 de marzo de 1942, Naomi la recortó del periódico y la guardó durante décadas. Un retrato que, sin ella saberlo aún, sirvió de inspiración al artista J. Howard Miller, creador del famoso póster de Rosie la Remachadora haciendo gala de su fuerza con el lema «We can do it!» («¡Podemos hacerlo!») sobre su cabeza.

«Las mujeres de este país en estos días necesitan algunos iconos», añadió Fraley en la entrevista a People cuando se descubrió su identidad. Y añadió: «Si creen que soy uno, estoy feliz». 

 

También te puede interesar: 

Saquemos el pañuelo rojo y el mono de trabajo, la historia de Rosie The Riveter

 

Comparte tu opinión