Aventurarse a iniciar un negocio relacionado con la creatividad no es tarea fácil, especialmente cuando comprende el giro del diseño gráfico o industrial. El trabajo no es muy bien remunerado, la competencia de todo tipo abunda y los clientes suelen pretender que los diseñadores son ellos y no los profesionales que están contratando. No es que Melissa Falcon y Sarai Noguez ignoraran tan desilusionante panorama. Pero la pasión por su trabajo y el deseo de realizarse personal y profesionalmente pudo más que cualquier inconveniente. En el camino se encontraron con Raymundo Botello, con el que compartían el mismo sueño y el deseo de formar un buen equipo. Y si aún dudaban de dar el paso correcto, el apoyo de sus respectivas familias acabó por convencerlas. A cinco años de haber emprendido lo que entonces parecía una aventura, amoATO se ha consolidado como un importante estudio de diseño enfocado en generar soluciones creativas a las necesidades de sus clientes.

¿Qué obstáculos les ha representado tener una empresa en un giro tan difícil como es el del diseño?

MELISSA: Los mismos que se te presentan cuando tienes cualquier empresa, como: saber administrar, llevar un control de los recursos y, sobre todo, saber delegar. En lo que respecta al diseño, creo que los obstáculos están más relacionados con el aspecto creativo y de producción. Es frustrante que un cliente te limite la creatividad y, por otro lado, hay ocasiones en que no es fácil encontrar los materiales y los medios para producir lo que tienes en mente.

SARAI: Uno de los mayores obstáculos ha sido el aprender todos los temas que no se relacionan con el diseño, pero que son necesarios para que una empresa funcione. Considero que ser un diseñador muy talentoso no te asegura el éxito: se requiere de mucho trabajo y aprendizaje. En el caso particular del diseño en México, es importante encontrar qué es lo que te diferencia y detectar tu mercado.

Color-Sarai-Web

¿Cómo superan los roces que, como en toda sociedad empresarial, seguramente se darán entre ustedes dos y su socio?  

MELISSA: Tenemos personalidades diferentes, pero desde un inicio dejamos claro que la parte egocéntrica debía quedar a un lado: en este ramo es muy fácil caer en el “Yo hice”. Creo que hemos logrado entender que los tres estamos enfocados en un mismo fin y que trabajar en equipo es mejor.

SARAI: Es muy importante, pero no fácil, aprender a hacer el ego a un lado, escuchar las opiniones de los demás y mejorar nuestra capacidad de trabajar en equipo. Siempre van a existir disgustos, pero hay que procurar no darles demasiada importancia y resolverlos.

Color-Ray-web

Si tuvieran que elegir uno solo de los servicios que prestan a través de su estudio, ¿con cuál se quedarían?

MELISSA: Me quedaría con el servicio de desarrollo de conceptos. Es la parte que más me gusta, pues es cuando pongo a trabajar mi creatividad para idear una propuesta diferente, innovadora y adecuada al cliente.

SARAI: No podría elegir uno solo. Lo que amo de nuestro estudio es precisamente que nos permite trabajar en diferentes ámbitos del diseño: moda, interiorismo, museografía, arte, etc. Esta variedad es lo que hace que nunca me aburra y esté siempre enamorada de lo que hago.

Color-Melissa-web

¿Qué le aconsejarían a una chica que está empezando en esta carrera y desea tener su propio negocio?

MELISSA: Primero que crea en ella misma. Que defina bien su objetivo y que no lo pierda de vista para poder lograr lo que se propone. Que se apasione por todo lo que haga, sin este sentimiento las cosas no tienen mucho sentido. Finalmente, que se dé tiempo para ella misma, que disfrute de sus amigos y familia, estos momentos son de mucha ayuda para retomar el sentido de lo que se desea.

SARAI: Perder el miedo a intentarlo. Detectar una buena oportunidad y analizar el riesgo; no sabes qué tan bueno puede ser si no lo intentas. Hacer un buen plan de negocios y asesorarse con profesionales de cada área. Apasionarse y disfrutar con lo que se hace. Si descubres que no lo estás disfrutando, es que quizás no se ha tomado el camino correcto. Mantenerte cerca de quienes aporten valor a tu empresa y hacerlos parte de tu equipo; el trabajo en equipo es mucho más divertido. 

Comparte tu opinión