La campaña mundial de la Federación Mundial del Corazón de este año en el Día Mundial del Corazón, que se celebra cada 29 de septiembre, se centra en cuidar nuestros propios corazones y los de nuestros seres queridos, utilizando el lema «Mi corazón, su corazón».

Mi corazón, su corazón se trata de decirnos a nosotros mismos, a las personas que nos importan y a las personas de todo el mundo: «¿Qué puedo hacer ahora para cuidar mi corazón … y tu corazón?». Aprendamos a cuidar nuestro corazón

Haz tu promesa de corazón

El principal llamado a la acción para la campaña de este año es hacer una promesa como individuo de ser más activo, de decir no a fumar y de comer de forma más saludable.
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo. En 2015 murieron por esta causa 17,7 millones de personas, lo cual representa 31% de todas las muertes registradas en el mundo.
La insuficiencia cardíaca será la principal causa de discapacidad en personas en edad productiva y mayores de 65 para el año 2025, aunque en los últimos años esta tendencia comienza a ser visible, explicó Ramón Esturau, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Civil de Guadalajara, Jalisco.

La insuficiencia cardíaca se presenta como una secuela de los infartos que evita que el músculo del corazón bombee sangre, lo que debilita al órgano e incapacita al paciente para su vida laboral y cotidiana.

La atención en las primeras 12 horas de un episodio de infarto es vital para el paciente y para evitar insuficiencia cardíaca.  Esturau detalló que el paciente de infarto agudo es atendido en las primeras horas entonces es posible aplicar los tratamientos más modernos que eviten el daño al músculo del corazón, también conocido como miocardio.

“Si no llegó en ese lapso, no se atendió como debe ser y obviamente el infarto ya se estableció, no se salvó el miocardio y este paciente va a ser un candidato a que tenga una insuficiencia cardíaca antes que el que fue atendido a tiempo”, aseguró.

El cardiólogo explicó que esta afección es una consecuencia de la cardiopatía isquémica o el taponamiento de las arterias, originada por factores como la obesidad, hipertensión o la hipercolesterolemia.

La enfermedad representa un alto costo para los sistemas de salud y para la familia del paciente, ya que además de que éste deja de ser productivo, obliga a que un pariente lo cuide de manera permanente, pues ya no puede moverse por sí mismo.

“Aquellos pacientes que sobrevivieron a un infarto van a quedar con un corazón débil, un corazón que va a implicar muchos ingresos al hospital, gastos para los sistemas de salud y a las familias”, expresó.

El Día Mundial del Corazón es la plataforma más grande del mundo para crear conciencia sobre las enfermedades cardiovasculares, incluidas las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares. Veamos la campaña que elaboró la Federación Mundial del Corazón para este año.

Comparte tu opinión