Por: Ariadna Pulido

El autoerotismo va mucho más allá del mero acto de la masturbación, del mismo modo que el erotismo como tal es mucho más que el mero acto sexual.

Esa intensa sensación de interés, placer y motivación que sentimos cuando otra persona logra erotizarnos y que tiene mucho que ver con el enamoramiento, es una excelente fuente de endorfinas y bienestar emocional, pero la gran noticia es que no necesitas forzosamente a otro para despertar en ti estas emociones y es esta capacidad de vivir la sensualidad por y para una misma a la que le llamamos “autoerotismo”.

De hecho, si aunque te masturbes te cuesta trabajo dejarte ir y fluir con el placer y te genera culpa en lugar de levantarte el ánimo y el autoestima, en realidad no estás “autoerotizándote”, sino respondiendo a un impulso cuya satisfacción te genera un conflicto. Así que lo primero y más importante para vivir una vida autoerótica plena es deshacerte de tabúes y de prejuicios. Por eso, vamos a comenzar desmintiendo algunos de los mitos más comunes de la masturbación.

Mito número uno: Si te masturbas ya no disfrutarás igual con tu pareja

Falso. La masturbación ayuda a las mujeres a conocer mejor su cuerpo y sus zonas erógenas, así como a explorar sus fantasías sexuales y perderles el miedo y todo eso, lejos de afectar la relación sexual con la pareja, puede volverla mucho más satisfactoria. Lo que es un hecho, es que también “eleva los estándares”, es decir, nos motiva a buscar y exigir sexo de mejor calidad en el que también se tomen en cuenta nuestras necesidades.

Recuerda: para tener buen sexo con alguien, primero tienes que aprender a tener buen sexo contigo.

autoerotismo

Foto de Dainis Graveris en Unsplash

Mito número dos: Masturbarte afecta tu autoestima 

Falso. Lo que mina tu autoestima no es la masturbación sino los prejuicios y tabúes que hay alrededor de ella. Si en el fondo sientes que estás haciendo algo “malo” o “reprobable”, por muchos orgasmos que consigas, al final podrá más el sentimiento de vergüenza.

Cuando una mujer se masturba plenamente convencida de su derecho a darse placer a sí misma, suele ocurrir justamente lo contrario: se empodera y su autoestima se fortalece.

Mito número tres: Masturbarte altera el ciclo menstrual

Falso. Masturbarte no hace que se te adelante ni que se te retrase la menstruación. Lo que sí puede suceder es que los espasmos orgásmicos faciliten el flujo menstrual y ayuden a disminuir las molestias y los cólicos.

Por cierto, masturbarte tampoco modifica para nada la forma de tus genitales ni daña tu sistema reproductivo.

Mito número cuatro: Masturbarte te vuelve más propensa a infecciones

Falso. De hecho, al masturbarte, estimulas el flujo de moco en el cuello uterino y liberas hormonas que fortalecen el sistema inmune; es una forma indirecta de prevenir infecciones, siempre y cuando lo hagas con todas las precauciones higiénicas, como lavarte bien las manos y cualquier juguete que vayas a utilizar. 

Mito número cinco: El orgasmo es menos intenso 

Falso. Que el sexo sea en solitario o acompañada no determina la intensidad del orgasmo ni la calidad del placer que experimentas. Eso tiene que ver con el tipo de estimulación física, erótica y emocional que se dé en el momento. 

Beneficios de la masturbación femenina

  • Ayuda a disminuir los dolores menstruales y a prevenir la endometriosis
  • Mejora el estado de ánimo
  • Combate el insomnio y promueve un mejor descanso 
  • Se liberan endorfinas naturales y oxitocina en el torrente sanguíneo
  • Fortalece la musculatura del suelo pélvico
  • Mejora la apariencia de la piel
  • Auxilia en el tratamiento de trastornos como el vaginismo o la incontinencia.

¿Cuándo es demasiado?

En el caso de las mujeres, la intensidad del deseo sexual fluctúa mucho a lo largo de su ciclo hormonal, por lo que pueden pasar días sin que tengas el impulso de masturbarte y otros en los que se te antoje hacerlo varias veces y eso es perfectamente normal. Como cualquier otra actividad, la masturbación sólo se convierte en un problema cuando afecta otras de tus responsabilidades o se vuelve un acto obsesivo o compulsivo. La mayoría de las personas, se preocupan por “masturbarse demasiado” a raíz de la culpa y no de que objetivamente sea algo excesivo. 

Prácticas divertidas autoerotismo

El autoerotismo tiene mucho que ver con dedicarte tiempo de calidad y así como preparas varias amenidades para pasar una tarde de películas o series y palomitas, lo mismo puedes hacer con tus sesiones de autoerotismo, recurriendo a toda clase de juguetes sexuales que permiten distintos tipos de estimulación. 

Además de la estimulación genital, es perfectamente válido recurrir al material pornográfico, a los relatos eróticos e incluso a los chats “calientes”, esto último siempre tomando muy en cuenta tu seguridad cibernética. 

El autoerotismo y la masturbación pueden convertirse en un hábito sumamente liberador y satisfactorio. Son parte de tu salud íntima y emocional y fortalecen tu capacidad de conectar con tus propios deseos y necesidades. No les restes valor y así como cuidas de tu cuerpo y de tu mente, comienza a darle su justa importancia al placer sexual con tu pareja o en solitario. 

 
Redes de Ariadna Pulido:
Instagram y twiter: @aripulidog

Comparte tu opinión