bronceado

¿Bronceado perfecto? Sí se logra (y estos son los pasos)

Nada como lograr ese punto perfecto de bronceado en tu piel. ¿Cómo logarlo? Aquí te dejo algunos tips para conseguirlo y disfrutar de una tonalidad divina sin consecuencias dolorosas y que perdure en el tiempo. 

Todas amamos un bronceado ocre… o al menos la gran mayoría. Pero para llegar hasta ese nivel, sufrimos muchísimo. La piel se nos desgasta, irrita, se quema y al finalizar el proceso, no obtenemos ese colorcito tropical de verano. 

Resulta que hay una serie de recomendaciones, o «los mandamientos del bronceado» que debes cumplir para que luzcas esa piel divina y tostadita.

No es nada complicado, mira cómo. 

Pasos para dar con el bronceado perfecto 

Exfoliación 

bronceado
Usa tu exfoliante favorito y consiente tu piel antes de exponerla al sol. Foto de Nadine Wuchenauer en Pexels

Regenerar tu piel antes del bronceado es el primer paso que debes cumplir para, además de lograr ese tono perfecto, le des la protección máxima a toda la zona expuesta. 

¿Qué se logra con este primer paso? Pues retirarás la acumulación de células muertas, limpiarás poros y las impurezas que pudieras tener. Es conveniente hacerlo cada 15 días y en el caso de irte de viaje y exponer tu piel al sol, un día antes, es elemental. 

Protector solar 

Bronceado
Un buen protector solar, será tu aliado para lograr un bronceado de ensueños- Foto de Armin Rimoldi en Pexels

Si eres del team que piensa que para broncearse no es necesario usar protector solar, estas en el bando equivocado. Usar este producto te evita el riesgo de recibir los daños de los rayos UVA y UVB. 

¿Lo más recomendable? Usar un protector solar incluso en los días nublados ya que la radiación puede traspasar las nubes, por ello considera que es más intenso entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.

Toma en cuenta el tiempo 

Bronceado
No dejes de tomar en cuenta el tiempo, para darle a tu piel la intensidad solar que necesita, sin necesidad de exponerla. Foto de Anna Tarazevich en Pexels

El tiempo de exposición a la luz natural debe ser entre 10 y 15 minutos para las personas que tienen una tonalidad muy blanca. Pero si tienes la piel más oscura, puedes extenderla un poco más y hacer que tu piel logre ese bronceado sin causar daños mayores. 

Buena hidratación

bronceado
Una rica agua de coco, puede ser excelente opción. Foto de Elif tekkaya en Pexels

No solo basta tomar mucha agua (que también es súper importante) te recomendamos que utilices un humectante para mantener tu piel elástica y prevenir el desprendimiento del tejido.

Los productos after-sun son ideales para prolongar el bronceado y nos ayude a conseguir ese tono dorado intenso tan deseado. ¡Úsalos con confianza! 

Bronceado orgánico: piel dorada sin sol ni daño

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos @KENArevista!

Acompáñanos en nuestras redes sociales y no te pierdas ninguna nota de KENA.