Llegó el horario de verano donde el día nos dura un poco más, pero nos cuesta trabajo dormir y despertar, ya que sentimos que hemos perdido una hora del día. Este cambio de horario afecta a muchísimas personas, aunque dicen que principalmente a las de la tercera edad, los niños y las que padecen algún trastorno del sueño. ¿Tú crees que solo a ellos? Nosotras no lo creemos.

Pero, ¿por qué pasa?

Nuestro reloj circadiano se ajusta a los horarios, pero para que esto suceda debemos pasar por toda una readaptación que afecta directamente nuestro descanso.

Esto puede ser una transición de 3 a 4 días por lo regular, pero hay personas que necesitan un poco más de tiempo. Por esta razón, te compartimos algunos consejos que pueden ser de utilidad para adaptarte a este nuevo horario de verano. Y quizá ya te adaptaste, pero estos tips te servirán por siempre.

LEE ESTE POST: ¿SUEÑOS RAROS? LOS SIGNIFICADOS CUENTAN…
Fotos de Cottombro en Pexels

Fotos de Cottombro en Pexels

Evita las siestas, no recuperarán tu sueño

No intentes compensar las horas de sueño “perdidas”, ya que es probable que tengas un desajuste en tu ritmo del sueño y te podría costar más trabajo dormir por la noche. Lo más recomendable es esperar a la noche y acostarte media hora antes de lo habitual, así sentirás menos pesada la levantada.

Mantén tus horarios de comida

Aunque tu cuerpo no te pida alimento, procura mantener tus mismos horarios de comida, de esta manera será más fácil adaptarte. Te recomendamos evitar las cenas pesadas y alimentos grasosos los primeros días para que puedas descansar correctamente.

Realiza una rutina de ejercicio

Al inicio del cambio de horario, sentirás tu cuerpo pesado y desganado por la falta de descanso, por ello, es esencial que realices rutinas de al menos 30 minutos para mantenerte activo y con energía durante el día.

Utiliza aromaterapia en tu habitación

Utilizar esencias naturales en el cuerpo o cama antes de dormir tiene un gran efecto de relajación en nuestro cuerpo porque actúa principalmente en el sistema nervioso. Los más utilizados son aceite de lavanda, manzanilla y herbal, ya que tienen acción relajante, por tanto, ayudan a liberar la tensión del cuerpo.

Un colchón que se adapte a ti

Tener un colchón que te permita tener buenas noches de descanso, que sea de calidad y que se amolde a tu cuerpo es crucial para tener un buen ritmo del sueño.

Así que ahora que ya tienes los recomendaciones para readaptar tus horas de sueño, es cuestión de ponerlas en practica para tener el mejor descanso.

 Fuente: Emma



LA PANDEMIA SIGUE, SUPEREMOS LOS TRASTORNOS DEL SUEÑO

Comparte tu opinión