¿Tienes un hijo pequeño y no sabes cómo entrarle con el tema del sexo?-Hoy te traemos algunos consejos que definitivamente te ayudarán.

¿Cuándo?

Nunca es temprano para empezar a hablar de sexo con tu pequeño, pero es necesario que adoptes la madurez necesaria para apartar los tabúes sobre el tema y ser lo más clara posible.

Adrew Matton, psicólogo y especialista de temas relacionados, explica que es muy importante que la madre tenga este “tú a tú” con sus pequeños. Son conversaciones que servirán en su crecimiento y en la confianza entre ambos.

“Por ejemplo, a la hora del baño, puede hablar sobre las partes del cuerpo y qué significa privado. Un embarazo o un nacimiento en la familia son un buen momento para comentar cómo se concibe y nace un bebé.” Puntualiza el experto.

via GIPHY

HELP!

Llega ese momento que, al mirar la televisión con tu hijo, pasan imágenes de escenas algo incomodas para ese momento. ¿Qué hago?… ¿Cambio el canal?

Matton asegura que es el momento adecuado para comentar sobre todo lo que transmiten en ese programa. No cambies el canal si  las escenas son limpias. ¡Nada de pornografía!

“Deje que sean ellos quienes guíen la conversación y hagan las preguntas. Es posible que algunos niños no pidan información si perciben que usted se siente incómodo de tratar el tema.” aconseja el especialista.

El sexo y sus preguntas inesperadas: ¿qué hacer?

Si tu hijo te hace una de esas preguntas que te deja perpleja, ni se te ocurra reírte por muy cómica que sea. El niño entenderá como si te estás burlando y se sentirá apenado.

  • No sientas pena y demuestra seriedad y control ante el niño. ¡Aunque por dentro mueras de los nervios!
  • No le adornes mucho las respuestas. Sé directa y con lenguaje sencillo. ¡Él necesita una idea general, no los detalles de una noche de pasión!
  • Si vas hacer referencia sobre alguna parte del cuerpo, usa los nombres correctos y reales. Sé lo más honesta posible ante tus explicaciones; recuerda que tú eres ese diccionario universal para tu hijo.
  • Demuéstrale que estás interesada por resolver sus dudas. No está de más que al final de la conversación le preguntes: ¿entendiste lo que te expliqué?
  • Observa la reacción del niño al hablar del tema.

No te sientas avergonzada de esta situación y ten esta conversación de manera natural. ¡Tu hijo crece y tú eres la primera que disfrutas de todos sus cambios!

LEER MÁS SOBRE: DIVORCIO EN PUERTA: EXPLÍCALE A TUS HIJOS ESTA SITUACIÓN

 

Comparte tu opinión