Para la mayoría de madres y padres, la cuarentena ha sido un gran reto, sobre todo en términos de teletrabajo y conciliación.

Por: Patricia de la Fuente

Desde procurarse suficientes dispositivos tecnológicos para que tanto los hijos como ellos pudieran trabajar o seguir sus clases desde casa, pasando por el acondicionamiento del hogar con nuevos espacios para el home office, hasta la necesidad de establecer nuevas rutinas de convivencia basadas en el respeto del tiempo de cada miembro de la familia.

En este sentido, las mamás y papás se enfrentaron al desafío de responder al incremento en el volumen de trabajo y, al mismo tiempo, acompañar a los hijos en sus conexiones escolares, así como apoyarlos para que estos pudieran seguir las clases por sí solos y supieran interactuar con la tecnología.

Sin duda, una labor titánica que después de medio año, todavía puede plantear dificultades en muchas familias. Es por eso, que, como especialistas en educación y desarrollo infantil, debemos facilitar a los padres las herramientas y recomendaciones para lograr el objetivo de la autonomía con responsabilidad en los niños, especialmente de 2 a 6 años, esencial para las clases virtuales.

Estos son algunos elementos clave para lograrlo:

  1. Acomoda tu casa y define espacios de forma que el ruido de un miembro de la familia no interfiera en el trabajo del otro o en la clase del hijo.
  2. Establece horarios, tiempos y rutinas, haciendo hincapié en la necesidad de respetar el tiempo que es para trabajar y en el que no se puede interrumpir a los demás.
  3. Facilita los utensilios necesarios a tu hijo y ubícalos en su espacio de trabajo para que tenga todo el material que pudiera necesitar cerca. Para ello, es recomendable consultar con los maestros las herramientas que serán necesarias y dejar todo listo para la jornada virtual desde el día anterior: libros, cuadernos, tijeras, lápices de colores, etc.
  4. Explícale a tu hijo que tanto tú como el papá deben trabajar en las mismas horas en las que se desarrollan sus clases escolares y por eso, debe aprender a hacerlo solo. En este sentido, es necesario mostrar al niño cómo ejecutar acciones básicas como encender o silenciar el micrófono, la manera de entrar en las sesiones de sus clases, etc.
  5. Programa alarmas como en la escuela para que el niño sepa que su clase va a comenzar. De esta forma, los pequeños reconocen el sonido y saben que deben sentarse, conectarse y comenzar con su clase.
  6. Todos los juguetes y distractores deben estar alejados del espacio de trabajo del niño. Si ubicamos todos los pasatiempos de nuestro hijo en un lugar diferente al escritorio, esto evitará distracciones durante el transcurso de las clases.
  7. Muéstrale a tu hijo cuáles son los libros que corresponden a cada materia escolar para que él sepa identificarlos por sí solo.

El objetivo principal de todas estas acciones es que el niño pueda distinguir cuándo realmente necesita ayuda y cuándo puede hacer las cosas solo, es decir, la autonomía con responsabilidad.

Además, es muy importante que los dos, tanto la mamá como el papá, se involucren en todas estas acciones. Entre los grandes aprendizajes de esta situación, vemos que muchos padres y madres se dan cuenta de la importancia de invertir en la educación de los hijos y de que todos los miembros de la familia pueden colaborar en casa con las tareas del hogar.

Igualmente, la cuarentena ha permitido forjar lazos familiares en momentos que antes no se compartían como puede ser una clase escolar virtual, una actividad extracurricular o simplemente, el poder desayunar, comer y cenar en familia.

Comparte tu opinión