Todas amamos estar en nuestros locos 20 o quisiéramos regresar a esa época en la que podíamos vestir lo que quisiéramos sin preocuparnos si se ve bien o mal. Pero debo confesarles que para hacer esta nota me puse a pensar mucho en si de verdad existen piezas exclusivamente para las chavitas de 20 o piezas claves para esa edad y creo que llegué a la conclusión que todo depende del estilo de cada persona.

Más que «prendas exclusivas de las de 20» existen los básicos infalibles que toda mujer debe tener sí o sí. Realmente plasmar tu propio estilo es lo que las hace únicas. Como ayer lo mencionaba en el nota de Christopher Bailey “no importa en realidad cuántos Trench Coat haya en el mundo, lo importante es que cada persona expresa a través de ellos algo diferente a partir de su personalidad y estilo.” Incluso hay prendas que emiten cualidades extra como: una historia, un recuerdo, una persona o una emoción.

A los 20 comenzamos a formar nuestra identidad en moda, exploramos estilos distintos y nos dejamos llevar algunas veces por compras impulso. Pasamos de una etapa universitaria “relajada” a la vida laboral en la que definitivamente todo cambia. Nos retamos a nuevas etiquetas en el trabajo y llegamos al infierno de la clásica pregunta ¿Qué me pongo? ¡Necesito ropa!

Ponte lo que quieras, ponte lo que te haga sentir cómoda, ponte lo que esté de moda, pero por lo que más quieras, comienza a construir un estilo al que le seas fiel y el que hable de tu personalidad.

Aquí una galería de fotos que en considero es una brújula de estilo para cualquier mujer de 20 años que desea construir un estilo. Piezas básicas que nos abren el panorama.

El famoso Little black dress

Esta pieza se hizo famosa en los años 20 con la diseñadora Coco Chanel y ha llegado a salvarnos la vida, es el rey de los básicos, ninguna mujer debería de ir por la vida sin uno de estos, se muy bien que todo mundo lo dice, pero es porque se convirtió en una pieza universal, y la nadie me va a dejar mentir que cuando no sabes que ponerte puedes aplicarlo y nunca te vas a ver mal. Lo ideal de este vestido es que sea con corte clásico que pueda utilizarse en casi cualquier ocasión y lo mejor es lo que les mencionaba antes, nunca se verá igual porque puedes jugar con tu estilo y con los accesorios que utilices en él, desde el tipo de zapatos hasta el color de accesorios que le pongas ¿Cón chamarra de mezclilla o de piel? ¿Qué tipo de evento es? todo esto debes tomar en cuenta.

 

Comodidad en blanco

Soy amante de esta tendencia que sigue vigente y que por lo visto no se irá, los tenis blancos se convirtieron en el favorito de muchas it girls por la comodidad que representan. Tal vez al principio pensábamos ¿En serio? ¿Vestido con tenis? Recuerdo que los primeros intentos de esta tendencia fue usar vestido con converse pero creo que no era el momento perfecto o el modelo indicado para que un outfit formal siguiera viéndose sofisticado y la verdad es que con buen gusto puedes lograr cosas realmente interesantes con un par de estos sin perder estilo.

Blanco y denim

Blanca, fresca y chic ¿Qué más necesitan? La camisa blanca es una de mis piezas favoritas para lograr un look relajado y con un toque  veraniego, me encanta usarla con unos jeans y unos tacones de color vibrante para que resalte todo junto, es ideal para un casual friday después de la oficina. La verdad nunca falla y su versatilidad te ayuda a lograr combinaciones increíbles con las que siempre te sentirás segura, además de que puedes encontrarla en diseños súper divertidos que siempre le darán un plus a tu outfit o puedes complementarla con una mascada súper colorida, tu decides.

 

El blazer de tu vida 

Esta es una de las piezas que en verdad te va a durar toda la vida, hace un momento escuche en la redacción que hablaban de las piezas que tienen nuestras mamás y nuestras abuelas que les han durado muchos años y que siguen intactas, esta pieza es una de ellas , al comprarte un blazer piensa que sea de buena calidad y con un corte clásico. Puedes llevarlo con un look casual durante la mañana y si vas a salir en la noche tal vez cambiar el tipo de zapatos y ¡voilà! 

Comparte tu opinión