¿Le tienes miedo a los créditos hipotecarios? Es hora que le hagas frente a esto y conozcas algunos tips importantes que desmienten los mitos al respecto.

Empecemos con determinar cuál es el miedo que tienes o cuál es tu caso y te daremos algunas consideraciones que debes poner en práctica.

Si tú…

  • Desconfías de los créditos

No es lo mismo tratar de ahorrar para comprar una casa de contado (que habitarás hasta que hayas pagado), que pagar el total de la casa en mensualidades y habitarla desde el inicio. Los bancos te ayudan a hacerte de un patrimonio, pero sin quedarte sin dinero en el intento. Sólo tienes que acercarte y preguntar; ellos te van a guiar.

  • No te crees todo lo que te dicen

Sabes que todo está tan cerca como una búsqueda en Google. Entra a las páginas de los bancos para conocer las características los créditos hipotecarios y compara dos o tres opciones.

Fíjate en plazos, tasa de interés y también en el Costo Anual Total (CAT, que entre más bajo, es mejor), así como en la posibilidad de adelantar pagos sin que te penalicen por ello.

Puedes incluso encontrar simuladores para que sepas cuánto vas a pagar mes a mes.

  • Te desesperas si no te atienden bien

Cuando vayas al banco, pregunta por la persona especializada en crédito hipotecario; es quien podrá responder todas las dudas que tengas aún después de haber investigado, y te guiará paso a paso durante todo el proceso.

  • Tienes poca paciencia

Un crédito hipotecario no es cualquier cosa, pero tampoco debe tomarte demasiado tiempo. Si lo que buscas es rapidez en la atención y la respuesta a tu solicitud.

  • No quieres pagar de más

El promedio de la tasa de interés de créditos hipotecarios va entre 8.5 y 11%, aunque algunos bancos mejoran esta tasa por pago oportuno (esto es fácil si tienes el hábito del ahorro) o por tener tu nómina en esa institución (puedes pedir portabilidad de tu nómina al banco que más te convenga). Pregunta los requisitos para tener acceso a la mejor tasa disponible.

  • Le huyes a los seguros

Una casa es un bien necesario, tu patrimonio, y no debes dejarla desprotegida.

Muchos créditos hipotecarios incluyen seguros de desempleo sin costo, o seguros de vida y de daños para que no te preocupes ante alguna eventualidad. ¡Acéptalos!

No le temas a los créditos hipotecarios y hazle frente a esta opción que puede ayudarte si haces las cosas a cabalidad.

Información sugerida por: Scotiabank.



LEER MÁS SOBRE: ¡CASA NUEVA! ESTRENA CON GUSTO

Comparte tu opinión