¿Qué tan seguido ejercitas tu suelo pélvico? Muchas personas pasamos mucho tiempo ejercitando abdomen, pierna y glúteos, olvidándonos por completo de  algo tan fundamental como nuestro suelo pélvico.

El suelo pélvico es el conjunto de músculos que se encuentran en el bajo abdomen y que mantienen en su sitio todos los órganos de la pelvis: vagina, uretra, vejiga, útero y recto.

Cuando los músculos están en buen estado, es mucho más probable que tengamos orgasmos intensos y facilidad a la hora de lubricar. Además, esto contribuye a que en un futuro no tengamos problemas de incontinencia urinaria.

¿Quieres saber cómo ejercitar esta zona?

Seguro has escuchado de los ejercicios de Kegel, son unas rutinas de contracción y relajación de los músculos pélvicos que ayudan a tener un mayor control y respuesta, tanto sexual como urinaria. De hecho, al realizarlos empezaremos a notar beneficios en nuestra salud general y sexual.

Lo primero que hay que saber es qué músculos trabajar, así que, para reconocerlos, te enseñamos un truco: cuando vayas a hacer pipí, córtalo.

¿Has notado ese movimiento? Al interrumpirlo reconocerás enseguida qué músculos has de tonificar. Recuerda que no tienes que mover los glúteos, los muslos ni el estómago. Como cuando intentas mover las orejas y te fuerzas a no mover la boca. Pues igual, pero sin poner caras raras.

Para fortalecer

Relaja y contrae los músculos. Puedes hacerlo con contracciones lentas o rápidas: las lentas consisten en mantener los músculos contraídos durante 3 segundos y relajarlos durante el mismo tiempo o el doble (6 segundos); las rápidas, en cambio, consisten en contraer y relajar los músculos en intervalos de un segundo (1 segundo contrayendo y 1 segundo relajando).

Para relajar los músculos y mantener el ritmo de los ejercicios, respira al contraer los músculos e inspira al relajar la zona. Intenta focalizarte en el momento presente y en los movimientos de tu cuerpo.

Proponte repetir 10 contracciones, 3 veces al día durante unas 8 semanas, ¡y ya verás! Más o menos en dos meses notarás una mejora en la intensidad de los orgasmos, ya que tus contracciones orgásmicas serán más intensas y durarán más tiempo. Y, por si fuera poco, facilitarás la lubricación vaginal.

 Para tonificar

Para empezar a tonificar tu suelo pélvico puedes recurrir a las bolas chinas, las cuales te permitirá trabajar tus músculos sin esfuerzo mientras estás en movimiento.

¿Cómo funcionan? Cuando te mueves, la bolita en su interior genera vibraciones que estimulan los nervios de los músculos pélvicos, haciendo que se relajen y contraigan solos.

Empieza usando las bolas chinas durante 10-15 minutos diarios y ve aumentando este tiempo gradualmente, hasta llegar a 30 minutos al día.

Y aunque son una auténtica maravilla, no es recomendable utilizarlas mientras haces deporte, durante el embarazo, si tienes alguna infección vaginal o en las primeras 6 semanas tras una cirugía pélvica. Con estos sencillos y prácticos consejos te aseguramos que verás y sentirás la diferencia.

Bolas Chinas

Bolas Chinas

FUENTE: PLATANOMELON 

MENSTRUACIÓN SIN DOLOR, ¿SE PUEDE?

¡Síguenos en nuestras redes sociales para que no te pierdas ninguna nota de KENA!

InstagramFacebookPinterest y Twitter.

Comparte tu opinión