Hay una parte de mi rostro que no me gusta y que baje o no de peso jamás termina por desaparecer. Es la papada. Sé de antemano que como todo en el cuerpo sede a la gravedad, lo mismo sucede con ella y ni hablar, algún día me colgará, pero mientras eso sucede les voy a recomendar dos maneras súper, híper efectivas (y veganas) de disminuirla, reafirmarla e iluminar tu rostro en el proceso.

Aceite de semilla de Pitaya de Sonora Silvestre

Sonora Silvestre es una compañía joven que produce uno de los mejores aceites faciales que he probado. Hecho con una materia prima endémica del desierto del norte de México, a este producto de cuidado de la piel le doy un diez, pues además de que me fue muy bien con él es sustentable, me comenta Óscar Tapia, vocero de la compañía:

“El 99% de la pitaya disponible es silvestre por lo que solo estamos tomando lo que la naturaleza nos ofrece y encontrándole un uso. El pitayo (la planta que da pitayas) es una cactácea silvestre, es decir, nace, crece y muere exclusivamente por la naturaleza y en ningún momento el hombre interviene en ninguna de las etapas de su existencia”.

En lo que respecta a mi piel, lo probé por treinta días. Tras lavar mi cara le esparcía cuatro gotitas en la mañana y cuatro en la noche. Hay dos cosas que ningún otro aceite me había dado. La primera esa esa sensación de estar parejita, suave a la vista, al tacto, como si me hubieran cubierto las imperfecciones con una capa sana y nueva de dermis, además de que percibí mucha luminosodad, hidratación y firmeza. Sentí cómodo el producto, para nada grasoso, lo que me lleva a la segunda cosa que noté usándolo: no me salieron ni barros ni espinillas durante el periodo prueba y los que tenía se me desvanecieron pronto.

El aceite de semilla de pitaya, además de satisfacer las necesidades de la piel tales como ser un auxiliar para tratar el enrojecimiento, un práctico desmaquillante y un inigualable hidratante, Óscar me comentó que sus clientes hombres lo usan en la barba y bigote para abrillantarlo o repararlo. Yo opino que hombres y mujeres pueden hacerlo su producto integral de cuidado facial.

Sonora Silvestre, fabricante de este producto, pugna por lo natural, por lo que no añade químicos a sus productos ni hace pruebas en animales, además realiza su parte social al apoyar a las comunidades rurales y adquirir directamente de ellos la pitaya y sus maravillas. Este aceite lo encuentran en www.sonorasilvestre.com

Face yoga method

Fuente: Face Yoga Method

Imagen: Face Yoga Method

Cuando vi este anuncio en mi timeline de IG lo ignoré por meses, aunque me causaba mucha curiosidad la verdad, por eso no lo eliminé. Un día por fin me decidí a comprar el programa de 28 días para el cuello y la mandíbula.
Este plan de ejercicios faciales es bastante efectivo, a la semana comencé a ver resultados. Como cualquier programa debes realizar las repeticiones cuantas veces te indican en cada jornada y ser constante.

Durante 28 días la instructora brinda videos con ejercicios nuevos, incluyendo los de calentamiento y aquellos que sin importar qué estés haciendo puedes incluir en tus tiempos muertos.

Alrededor del día 18 de hacerlos diario comencé a notar que mi cuello estaba más tonificado, simplemente se notaban unas líneas de definición que antes no. Sé que después de este reto debo continuar con mi rutina facial de ejercicios para mantener y acentuar los resultados, lo bueno es que los videos no prescriben una vez los pagas.
Checa este y otros planes de yoga facial aquí: https://faceyogamethodclub.com/

De que hay tratamientos para el cuidado de la piel, los hay, abundan de hecho, además son cruelty free y sustentables. Dales una oportunidad y #GoVegan

Comparte tu opinión