Dato curioso: resulta que a la mayoría de las personas que piensan hacer su transición al veganismo, están en en ella o son vegetarianos con miras de convertirse en veganos, el queso es lo que les cuesta más trabajo dejar.

La explicación científica se resume en una adicción a la caseína. Ésta es una proteína contenida en la ley de vaca, constituye el 87 por ciento de la proteína total y su finalidad es la de atraer al becerro a que siga consumiendo el alimento de su madre. Cuando los humanos ingieren caseína experimentan el mismo apego que los becerros, pero en nosotros tiene consecuencias altamente cancerígenas y opiáceas, por esto último es casi imposible renunciar al cuajo de leche.

Mi relación con el queso de vaca nunca fue tan estrecha, la verdad es que fui muy intolerante a la lactosa y terminé por renunciar a los derivados de la leche mucho antes de ser vegana. Sin embargo, dado que es un objetivo difícil de lograr les compartiré dos recetas de queso vegetal para que se ayuden en el proceso.

Requesón de almendra

Ingredientes
– 1 taza de almendras remojadas y peladas (mínimo 8 horas de remojo)
– 1 cucharada y media de levadura nutricional
– 1 cucharadita de aceite de oliva
– Jugo de un limón grande
– Sal al gusto
– Un paño de manta para colar

Procedimiento:
Muele las almendras con una taza de agua hasta que se trituren todas. En un recipiente coloca el paño de manta húmedo y vierte la mezcla y procura cerrarla por la parte de arriba con una mano. Exprime hasta que sientas que has retirado el exceso de líquido (leche de almendra) Reserva. Vierte en un bol el bagazo de la almendra, agrégale todos los ingredientes y revuélvelos con la mano. Si lo sientes muy seco ponle de la leche de almendra que reservaste.

Forma de comerlo:
Igual que harías con un requesón lácteo. Pónselo a ensaladas, taquitos doblados, gorditas, enchiladas, sopes, lo que quieras. ¡Disfruta!

Parmesano de semillas

Ingredientes
– 1/2 taza de nuez picana
– 1/2 taza de semilla de calabaza
– 1 cucharadita de sal de ajo
– 1 cucharadita de levadura nutricional
– 1 cucharadita de sal

Procedimiento:
Tuesta las nueces y las semillas de calabaza, deja que se enfríen. Viértelas en una procesadora de alimentos o en una licuadora con todos los demás ingredientes. Licúa por unos tres minutos o hasta que todo se haya incorporado. Debes checar que las semillas se pulvericen, si licúas de más se harán densas. Prueba de sal y modifica de ser necesario.

Forma de comerlo:
Este parmesano yo se lo ponía a todo: pastas, ensaladas (dulces y saladas), guacamole, frijoles, palomitas, sopas. Depende de tu paladar y cómo te nazca combinarlo. ¡Provecho!

Experimenta con estos sencillos quesos basados en plantas, son deliciosos y prácticos.
#GoVegan

Fuentes:
Livekindly (2019). Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=QoBx97JHcKE&list=PL39CIilIPTpmyMPFzXOLRrHIWzIOOLznP&index=66&t=1s

Comparte tu opinión