El hombre en busca de sentido

Viktor E. Frankl

Editorial Herder

2015

Todos hemos leído libros que hablan del Holocausto: El diario de Ana Frank, Los hornos de Hitler, La lista de Schindler o El niño con el pijama de rayas. Títulos que narran las espeluznantes condiciones en que se llevaban a cabo las deportaciones, viajando por días en trenes atestados y sin comida; la selección en los campos, que te llevaba directo al horno disfrazado de ducha o, “con suerte”, a la difícil, por decir lo menos, vida de los campos.

Pero “El hombre en busca de sentido” va más allá. El doctor en psiquiatría, Viktor E. Frankl, prisionero en Auschwitz, quiso reflejar el profundo cambio de personalidad que sufría un prisionero típico en un campo nazi: su pavorosa despersonalización (eran sólo un número) y progresiva animalización, durante su estancia en aquellos lugares.

Por qué leerlo

Siendo el autor una víctima que perdió familia y bienes, que padeció hambre, frío y un sinfín de brutalidades, decide narrar de la manera más objetiva posible los horrores de aquel universo y la capacidad que tenía para deshumanizar a sus habitantes. Sus letras reflejan lo que la naturaleza humana es capaz de mostrar y ser cuando se encuentra llevada al límite: para bien y para mal.

Esta experiencia lo llevó al desarrollo de la logoterapia, que se apoya en el análisis existencial y se centra en una «voluntad de sentido». ¿De qué otra manera pudo haber mantenido la cordura cuando estuvo a punto del exterminio? ¿Cómo pudo aceptar que la vida era digna de vivirse a pesar de aquellas circunstancias infrahumanas?

En el libro hallarán las respuestas.

Comparte tu opinión