Banner-Kena-Horoscopos-2021-Descarga-Revista

En el último día de la NYFW solo se presentó Marc Jacobs. Calvin Klein también suele lucirse para cerrar, pero la casa de moda notificó a la prensa la mañana del jueves, que tocaba esperar hasta la próxima temporada para ver la pasarela de su nuevo director creativo Raf Simons.

Así que fue Marc quien tuvo la labor de concluir con la Fashion Week, y vaya que el hombre se hizo notar. Vale decir “menos mal” que solo se presentó él. El diseñador, que temporada tras temporada se consagra como el rey de la semana de la moda en su ciudad, mostró una colección muy completa en donde se resumió lo que New York como capital de la moda quiso expresar este año.

¿Qué quiero decir con esto? bueno, por más de una semana vimos diferentes tendencias, cortes, desfiles, textiles, colores, espectáculos, etc. Marc logró en un solo show utilizar todos estos elementos para contar la historia de NYC que todos esperábamos. En el teatro Hammerstein Ballroon y con un ambiente electrónico, el diseñador presentó una pasarela vibrante bajo una lluvia de luces que no pararon de brillar.

La colección pasada, Otoño/Invierno 2016, fue muy dramática y teatral, las modelos usaron plataformas y abrigos muy opulentos al desfilar. Esta temporada fue la continuación y la culminación de esa historia. Fue la liberación del dramatismo en la euforia de la primavera y el verano. Las modelos continuaron calzando plataformas muy altas, lucieron dreadlocks de colores rosas, morados y azules pasteles, mientras modelaron rápidamente al ritmo de la música electrónica.

MARC JACOBS

MARC JACOBS

La vibra la describo como “Candy Raver”, muy dulce y demente al mismo tiempo. Emuló el sentimiento de frenesí y locura que se siente durante el verano, sobre todo en festivales de música electrónica o en islas tipo Ibiza. Aunque a primera vista todo parecía muy chiflado, la realidad fue que presentó una colección muy completa, atractiva y fácil de lucir. Se mantuvo a la par de las tendencias exageradas, mangas anchas, cinturas asimétricas, pantalones altos y colores varios: pasteles, metalizados, neón, brillantes. Uno de mis favoritos fue el vestido con cadenas que utilizó Kendall Jenner bajo un abrigo metalizado y con aplicaciones en forma de corazón.

amazing show @marcjacobs

Un vídeo publicado por Kendall Jenner (@kendalljenner) el

También exhibió algunas piezas de animal print, haciendo una mezcla con tonos metálicos. Destacaron los lazos exagerados en los hombros, chaquetas de todo tipo: cardigans, rock stars, tipo tux, bombacha y hasta impermeable. Las modelos lucieron mini-vestidos camuflados y con estampados en corte peplum. También usaron jumpers hechos de encajes,un trabajo exquisito y muy elegante, bordados, lentejuelas y unicolores. Lo novedoso e insinuante de esta pasarela fue el uso de las prendas en tamaño «mini»: tops, faldas, vestidos, que además estaban combinadas con botas altas con estampados de flores tipo brocados imperiales.

Es increíble lo completa e innovadora que estuvo esta colección, porque más allá de las tendencias y la variedad de piezas, Marc Jacobs nos habló del futuro y de la libertad de expresión que tiene cada individuo a la hora de vestir. Cada una de sus prendas estaba cargada de ideas, sensualidad y color.

MARC JACOBS

MARC JACOBS

Jacobs se luce constantemente en sus pasarelas al contar historias, en esta oportunidad resaltó que estamos cansados de la maldad y la tristeza, que queremos libertad, felicidad y, porque no, locura. Su presentación me hizo recordar el chiste: «¡Candy Candy se fue a Ibiza y llegó loca!», y de eso se trata la moda de contar algo, que sea interpretada y entendida por quienes la ven, que te emocione, te enamore y te divierta.

En lo personal siento que esta semana de la moda fue una de las más exitosas en New York. Por primera vez, en varias temporadas vimos a diseñadores inspirarse en arte, música, películas, historias. No importó si fue sencilla, extravagante, concurrida o elegante, todas las ideas se consolidaron en cada pasarela. Fue una semana profunda muy bien estructurada y pensada. Pareciera que el «baby» de las capitales de la moda está creciendo.

¡Adiós, New York. Nos vemos pronto!

¡Hola, Londres. Sorpréndeme!

Comparte tu opinión