Banner-Kena-Horoscopos-2021-Descarga-Revista

Por: Mission Moms

Suena muy bonito decir «soy emprendedora y mamá», pero casi nadie sabe que detrás de este título se guardan un montón de cosas y que no todas son 100% divertidas o agradables. Y es que, como dice la canción; «vamos a decirnos la verdad», en este camino es común que nos dejemos de lado a nosotras mismas. Para evitar que esto pase, te contamos los hábitos de mamá emprendedora que no te pueden faltar.

No tiene nada de malo aceptar que de vez en cuando las cosas se nos van de las manos y las cosas comienzan a tornarse un tanto caóticas, pues mantener el control en casa, el negocio, la educación de los niños, y ahora hasta las clases en línea, puede volverse una misión casi imposible.

A lo anterior, hay que agregar la tarea de no olvidarnos de nosotras, de nuestros sueños y nuestras metas. Calma, no sientas que te pierdes sola en todo esto, aquí te damos algunos consejos para mantener el equilibrio.

Te puede interesar: conoce tus derechos laborales ahora que vas a tener un bebé. 

CONSEJOS PARA EL EQUILIBRIO

No te compares

Uno de los peores errores que puedes cometer es el de compararte con otras personas. Pase lo que pase siempre habrá alguna cosa o algún detalle en el que cualquier mamá sea mejor que tú… y eso está bien porque todas tenemos habilidades y aptitudes distintas.

No debes sentirte inferior o superior a nadie porque, al final, todas tenemos historias y caminos distintos.

Construye un plan

Sea cual sea el giro de tu empresa, es importante que tengas un plan establecido para evitar que se pierdan tus metas a nivel laboral y personal. Recuerda que entre más enfocada estés, más podrás aprovecha el tiempo y los recursos.

Aprende a manejar la culpa

Como siempre hemos dicho, ser mamá y emprendedora al mismo tiempo no es fácil, sin embargo, a veces se nos olvida y tendemos a culparnos por cometer errores. Claro que nos encantaría que todo fuera perfecto, pero esto, además de ser una utopía, no nos permitiría seguir creciendo y aprendiendo.

Si te equivocas, procura no cargar con la culpa sola, mejor concéntrate en entender qué falló y cómo puedes arreglarlo para que la próxima vez todo salga mejor.

Organiza tus prioridades

¿Cómo vas a conseguir alcanzar tus metas si dedicas tu tiempo a actividades que no te acercan a ellas? No importa si hablamos de pasar más tiempo con tus hijos, cocinar más saludable, aumentar tus ventas o cambiar tu look, si deseas algo, debes concentrarte en ello.

Establece prioridades, decide qué cosas y actividades tienen mayor peso en tu vida y, con base en ello, organiza tu tiempo y distribuye tu esfuerzo.

Reconoce tus logros

En general, podríamos decir que a la mayoría nos enseñaron a sentirnos mal por las derrotas o los errores, pero casi a nadie nos dijeron que está bien celebrar por las victorias, desde las más pequeñas hasta las enormes. Ya es hora de que reconozcas todo lo que haces como mamá, empresaria, esposa y mujer.

Comparte tu opinión