Hace poco, una amiga me mostraba las devastadoras fotos de sus plantas después de que su perro “Fitz” se puso a jugar en su ausencia. Pensé: no cabe duda de que las mascotas y los bebés saben cómo rompernos el corazón y darnos donde más nos duele ¡Las plantas! Esa eterna relación de amor que durante años hemos cuidado con fervor y dedicación.  La solución para poder seguir con tus plantas es subirlas a cualquier superficie en las que estos demonios no las alcancen, pero si ya estás en eso, pues mejor lánzate por un proyecto mayor. Sigue leyendo…

En la jungla urbana, las propuestas de decoración de plantas siguen a la orden del día; de hecho, hay muchas cuentas de Instagram que te dan ideas para espacios pequeños, cerrados y con complicaciones. Un proyecto de alzar las plantas puede resultar más interesante de lo que imaginaste, así que ¡manos a la obra!

Antes recuerda que:

1.- Identifica dónde vas a colgar las plantas. Asegúrate de que tenga buena luz y ventilación. También que el techo sea suficientemente fuerte para aguantarlas.

2.- Recuerda que tendrás que regarlas, así que piensa muy bien el proceso de bajarlas, esperar que el riego quede fuera de la planta y después colgarlas. Es todo un trabajito que, aunque no lo creas, quita tiempo.

3.- Busca plantas en las que sus hojas cuelguen de manera espontánea y natural.

4.- Necesitarás taladro y taquetes para que queden muy fijo el colgante.

5.- No pongas una planta colgante en un lugar donde estés sentada mucho tiempo. Es importante que las resguardes, en caso de que se caiga.