¿Será el miedo a descubrir? ¿Un pensamiento erróneo de que si no lo buscas, no existe? ¿O simplemente la idea de que el cáncer de mama solo le da a las demás? Los datos no mienten. Mujeres cada vez más jóvenes están siendo detectadas con este mal.

Se estima que en México muere una mujer por esta causa cada 90 minutos porque 70% de los diagnósticos se hacen en una etapa tardía. Paradójicamente, estos datos son tristes y a la vez alentadores, porque cambiarlos está en concientizarnos de que la solución está, literalmente, en nuestras manos. La autoexploración no será la cura ni la evasión, pero sí la diferencia entre la vida y la muerte, entre un tratamiento de pocas consecuencias y un trágico extremo. Basta con unos minutos al mes. Apóyate de las instituciones que han consagrado sus esfuerzos a acompañarte y brindarte desde información, hasta atención y tratamientos médicos, como FUCAM y CIM*AB. Compra productos rosas que ayudan a fondear esta gran labor.

Ayúdate a ti misma y a las mujeres a tu alrededor a tener la oportunidad de decidir cómo vivirlo… y sobrevivirlo.

Comparte tu opinión