Han transcurrido ya casi dos meses del 2021 y medio de lo que podemos considerar por mucho tiempo modernos, seguimos estando muy atrasados en temas que no solo afectan a una mayoría que somos las mujeres; pues, en muchos aspectos de nuestras vidas y alrededor del mundo, nuestros derechos en general, son menospreciados y no se equiparan aún a los de los hombres en muchas circunstancias que deben considerarse iguales.

Esta brecha de género tan nombrada, tan en la boca de tantos y tantas sigue estando en un desbalance importante.

Algunos datos duros: las mujeres representamos el 51 por ciento de la población mundial y contribuimos con $28 billones de dólares al PIB, sin embargo; nuestras voces aún no son suficientemente escuchadas.

Antes de la crisis provocada por el COVID-19, las Naciones Unidas estimaron que tomaría más de un siglo cerrar la brecha de oportunidades de género.

Hoy, la pandemia ha hecho retroceder 25 años el progreso de la igualdad de género.

Su impacto ha sido particularmente devastador para las mujeres de grupos minoritarios que durante demasiado tiempo han sido pasadas por alto en la conversación en todos sus entornos: familiar, laboral, comunitario, social, de salud y seguridad alrededor del planeta.

En México actualmente se estima que las mujeres ganan un 34 por ciento menos que los hombres, aun cuando los niveles de educación y las actividades laborales son las mismas.

Estimaciones del Foro Económico Mundial indican que también hay un desequilibrio en los niveles directivos, el 7.5 por ciento de las personas que participan en los consejos directivos de empresas son mujeres y solo 14.6 por ciento de las empresas tienen a una mujer en la posición directiva más alta.

Esto nos hace sentir (no solo reflexionar), sobre la urgencia que representa escuchar la voz de las mujeres.

Al respecto, empresas transnacionales están tomando acción y un ejemplo que llamó mi atención por su coherencia y alcance es la campaña global de Mars International, derivada del quinto objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU. Con el nombre de #MiVozSeEscucha, alrededor del mes de la mujer, Mars ha lanzado una campaña de participación colectiva, la cual busca documentar las voces de mujeres de muy diversos contextos, incluyendo raza, edad, orientación sexual, religión y habilidades, para ayudar a dar forma a un entorno más inclusivo en los negocios y crear un mundo donde todas las mujeres puedan prosperar.

Foto Andew Neel para Unsplash

La pregunta central es «¿Qué necesita cambiar para que las mujeres puedan realmente alcanzar su máximo potencial?».

Respuestas seguramente habrá muchísimas; a mí se me ocurren tantas a bote pronto: mejorar las políticas laborales que permitan una mejor conciliación maternidad-paternidad-trabajo de acuerdo a los tiempos vigentes y necesidades reales de las madres trabajadoras; ofrecer puestos laborales que no vengan desde la propuesta dirigidas en el lenguaje de forma que parece que solo podrían ser ocupadas por un hombre (director, coordinador, jefe, maestro… etc.); mejorar en todos los niveles las políticas laborales para no dejar espacio alguno al acoso sexual u otros tipos de violencias contra la mujer; crear espacios para que los niños de mujeres trabajadoras puedan estar mientas sus madres trabajan; arrancar programas efectivos de educación en las escuelas a todos los niveles que estén dirigidos a vivir ya los valores de diversidad e inclusión y el respeto absoluto a ambos géneros: hombres y mujeres; educar a niños y niñas en el feminismo pues es una necesidad real y vigente en tanto no alcancemos a cerrar esa franca brecha entre ambos géneros.

Es importante que las empresas globales se sumen a este tipo de acciones pues a través de ellas se puede tener un mayor impacto al momento de
impulsar el cambio a gran escala. El movimiento #MiVozSeEscucha busca asegurar que las voces de todas las mujeres tengan la oportunidad de ser escuchadas y así transformar la conversación en planes de impacto que nos permitan avanzar hacia la equidad de género.

Durante todo marzo se reunirán las respuestas y después de este periodo, estas voces serán analizadas por (FOMI) “Oxford Future of Marketing” iniciativa de la Escuela de Negocios Saïd de la Universidad de Oxford. Los resultados serán compartidos con el mundo a través de un estudio de Oxford en el verano, e informará las políticas que Mars puede implementar para impulsar su compromiso de generar mayores oportunidades para las mujeres.

La voz de las mujeres necesita ser escuchada, en todos los niveles, incluso la voz de las niñas. Necesitamos con urgencia balancear nuestro rol de género y más ahora que la pandemia vino a volver a empujar la báscula en nuestra contra.

No es tema de hacerse la víctima: la carga laboral, familiar, doméstica, se ha incrementado de manera exponencial y los beneficios y salarios, no.

Las mujeres merecemos tener seguridad y certeza económicas, acceso a la cultura, a la educación en todos los nivel, a todo tipo de oportunidades de trabajo, a sentir que vivimos en países libres y seguros para nosotras y para nuestras hijas. La mujeres queremos ya no solo estar en la mira de algunos, sino ser vistas y escuchadas por todos.

Las mujeres (niñas, jóvenes, adultas y adultas mayores) SOMOS, no nos vamos a convertir en algo, queremos hoy y ahora vivir bien, al menos con el mismo bienestar que tiene un hombre en las mismas circunstancias de trabajo o de familia, por ejemplo. Ya no queremos ayuda, queremos ser iguales en lo que podemos ser iguales, y ser tratadas como iguales.

Foto Dulcey Lima en Unsplash.

Las mujeres a través de la historia han logrado cosas increíbles a pesar de cuanta circunstancia adversa han enfrentado, es momento de visualizar que esos obstáculos sobran, que realmente estorban a la sociedad completa y que nos dañan a todos, no solo a las mujeres. Aprovechemos estas iniciativa y alcemos la voz, digamos lo que sentimos, lo que queremos, lo que hemos vivido y aprendido, por mi, por ti y por todas las mujeres. No es moda, no es algo romántico ni estacional. Es una necesidad absolutamente vigente.

Queremos escuchar tu voz. Entra a https://beheard.mars.com/mx para conocer más, llena la pequeña encuesta y continúa la conversación con #MiVozSeEscucha. ¡Participa!

Karla Lara

Comparte tu opinión