Empezamos con un nuevo formato para el Club de Lectura de KENA, ¿estás lista para dejarte seducir por los libros?

Cada mes te dejaré dos recomendaciones: algo nuevo y un clásico.

Lo nuevo que puedes leer este mes

La ciudad de vapor

Por desgracia para nosotros los fans de Carlos Ruiz Zafón, este libro es el último de su autoría que podremos leer.

La ciudad de vapor recopila once relatos. Algunos de ellos habían sido publicados con anterioridad en diversos medios y nos regala tres que son inéditos.

El ingenio y talento del autor, con las letras, se muestra en cada página, las cuales están llenas de nostalgia, misterio, amor y, sobre todo, de su amada Barcelona.

Como admiradora de su obra, este libro me llevó a rememorar algunos personajes que ya conocía de la tetralogía del Cementerio de los libros olvidados, y descubrir otros tantos igual de entrañables. Como aprendiz de escritora, es un gran ejemplo a seguir.

Sin duda nos dejó un extraordinario obsequio póstumo. Y no hay mejor manera de homenajearlo, que leyéndolo. ¡No se lo pierdan!

Lo clásico

El llano en llamas

Publicado por primera vez en 1953, El Llano en llamas reúne diecisiete cuentos que retratan la vida rural de México en la época de la Revolución y la Cristiada, tocando temas como la lucha de la tierra, la desigualdad social y la religión.

En esta, su única obra de cuentos, Juan Rulfo reconocido como uno de los maestros de la narrativa hispanoamericana del siglo XX, hace gala del uso del lenguaje popular. Gran parte del relato sucede en la voz de los mismos personajes.

La primera vez que leí el Llano en llamas fue en mi época de estudiante, en mi clase de literatura.  Releerlo, muchísimos años después, me hizo apreciarlo de otro modo. Ficción e historia a la vez. Lugares y hechos que existieron, personajes reales y ficticios mezclados en relatos de luchas revolucionarias, romances y sacrificios. Una mirada a las costumbres del pasado, muchas todavía, vigentes hasta hoy.

Un clásico de la literatura mexicana que debes leer y tener en tu biblioteca.

Comparte tu opinión