Kena Cocina - Edición Navideña
Banner-Kena-Horoscopos-2021-Descarga-Revista

Nuestro estilo de vida cambió: las actividades se trasladaron a una pantalla: trabajo, socialización, aprendizaje, ocio. Y no sé si ustedes notaron esto: pero la vista y nuestros ojos también cambiaron.

Yo empecé a notar las letritas más borrosas por ahí de mayo de 2020 (el confinamiento comenzó en marzo) y no me gustó. Así que finalmente terminé con una médico que me dijo que mi vista efectivamente se había afectado. “Fue por el encierro: el mundo se hizo pequeño”, me dijo.

Me quedé en shock. Claro, ya no salía, ya no miraba “hacia allá, a la distancia”. Mi mundo se redujo a 40 metros cuadrados y a los dispositivos electrónicos de los cuales depende mi ingreso y mi vida social, sin mencionar el esparcimiento. Hasta hice un club de cine virtual que comentamos… por chat.

Esta información y este hecho me parecieron tan importantes que tenía que compartirlos con las lectoras de KENA. Así, entrevisté a Carmen Ramírez, Lic. En optometría por la UNAM y vocera de Essilor, con quien ya había grabado un podcast y me pareció la persona ideal, ya que todo lo explica “con manzanas”, como a mí me gusta.

¿Qué está pasando en el 2020 con el Coronavirus y nuestros ojos, Carmen?

Y el confinamiento va a seguir, es una realidad. La situación de pandemia que nos obligó a encerrarnos tanto tiempo que el globo ocular ha sido muy afectado. Estar en contacto con tantos dispositivos, desde la mañana hasta la noche nos impacta de distintas maneras. No solo tener tanta luz frente a los ojos es dañino, estamos esforzando el ojo para mantener la atención en los pequeños detalles, también se unió la resequedad, sensación de tener basurita, nuestros ojos se ponen mucho más rojos, la visión cercana se afectado, incluso a la población a la que todavía no le llega la presbicia –de 18 a 34 años- han sido los más afectados en este tiempo-.

Además de estar frente a la compu, celulares y tablets, ¿qué más afecta?

También tiene que ver que no estamos al exterior: no hay luz natural ni visión lejana.

¿Cuáles son los síntomas que se han vistos en este tiempo de confinamiento?

Los síntomas muy enfocados a los jóvenes son: ojos rojos, sensación de picazón en el ojo, el hecho de que el paciente sentía que la luz le estaba molestando y dolores de cabeza.

En mayores de 35: podría haber estos síntomas y el ojo seco y la falta de visión cercana: letritas temblaban o no se veían con tanta claridad. Incrementamos la luz de la pantalla (que es contraproducente).

Nuestro mundo se hizo chiquito

Es muy bueno que la gente esté consciente que es algo normal, es decir, es común que suceda esto, pero no tiene que ser tolerado. Hay que dar el siguiente paso: la valoración y corrección. Puede ser un problema no solo de graduación sino a veces hay problemas graves de salud visual.

Si estoy sintiendo algún problema: ¿qué hago?

Recomendaciones
  • Algo de ejercicio físico: ejercicios oculares, mejorar la alimentación, tratar de tener descansos pausados de las pantallas.
  • Cada 20 minutos, tratar de observar a la ventana, a más de 6 metros, por 20 segundos, o bien, dirigir la mirada fuera de la pantalla y parpadear 20 veces.
  • Lo ideal: visitar al especialista de salud visual. Un examen de vista completo, incluyendo a los niños.
  • Si es necesario que se corrijan las lentes –la graduación-, si se puede, con filtros especializados.

Los niños quizá no se quejan porque “no duele” sino los vemos con reacciones como tallarse el ojo, acercarse a la pantalla o al cuaderno.

cuidado-de-los-ojos

Foto de Newarta en Pixabay

Filtros en las lentes

Hay muchísimas opciones, para cada necesidad. Si utilizas Transitions, por ejemplo, con o sin graduación, se protege el ojo con las necesidades que tienes en el momento y se adapta a lo que sea más adelante, ya que te permite ver siempre en cualquier condición: con luz azul, con luz solar, etc., ya que dejan pasar la luz buena pero filtran de manera específica la luz nociva. También si salimos, protege la vista y hace que nos adaptemos ¡¡¡a la luz del sol después de estar tanto tiempo encerrados!!! Nos tardamos un rato en adaptarnos.

Si no les late eso, también pueden usar un antireflejante que no se oscurezca, pero procura que tus gafas tengan esta protección, con o sin graduación.

¿Qué pasa con los ojos y la luz?

El ojo al desnudo, cuando no traemos lentes, toda la luz llega al ojo, así que tengas o no graduación, hay que proteger, es como la ropa: es una barrera para evitar que la luz nociva penetre al ojo. Es el único órgano que está expuesto y nada de luz ultravioleta o luz azul violeta afecta, por lo que todos deberíamos de usar un bloqueo.

El especialista será la persona que haga la valoración visual para que te dé opciones específicas individuales.

¿Cuáles son tus recomendaciones para hacer consciencia de salud visual?

Hay que ser sabios a la hora de comprar nuestros dispositivos, y más en esta época del año de tanta oferta, pero algo muy importante a tomar en cuenta es que nuestros ojos son la mayor tecnología que tenemos… Son como una cámara mega avanzada, más de 12 mil células sensitivas a la luz, hasta 10 millones de matices en colores, ¡ninguna herramienta tecnológica lo hace!

Está padre tener tecnología en pantallas, pero olvidamos cuidar lo que tengo y a veces no se valora: los ojos. Si no cuido esta herramienta de alta tecnología, no voy a poder hacer mucho, pocas veces lo pensamos e invertimos en esos: los que nos ayudan a interactuar, disfrutar, estudiar y trabajar, ¡lo mejor para ellos!

Lee: aléjate de la computadora y ponte a hacer manualidades: ve esto rápidamente y manos a la obra

Comparte tu opinión