Todas las historias de maternidad se quedan cortas con la realidad. No hay punto de comparación entre la benévola imaginación y ese parteaguas en tu vida cuando te conviertes en madre.

Hoy puedo afirmar con conocimiento de causa que uno tiene que vivir esa experiencia para saber cuán grande, maravillosa, sufrible y devastadora puede ser.

Porque ser mamá es verdaderamente maravilloso, pero la responsabilidad que representa es tan grande que a veces es abrumadora.

Además, ser mamá da un giro a la vida que no necesariamente todas las mujeres están preparadas o dispuestas a tener. Por cierto, decisión totalmente respetable y muy admirable, de aquellas que no desean ser madres y no se dejan llevar por las presiones sociales o familiares.

Pero para quienes sí lo desean, es importante hacer consciencia de este fuerte cambio desde antes de embarazarse, o en el primer segundo que lo sabemos.

Ir mentalizándonos para que la realidad no nos desequilibre y sí, suframos por no volver a dormir igual y muchas cosas más, pero gocemos cada momento desde la llegada de nuestro bebé y todo lo bello que ello conlleva.

Bebé y finanzas, ¡gulp!

Entre las muchas cosas que hay que considerar antes de dar ese gran y transformador paso, se encuentra el tema financiero. ¿Has pensado cuánto puede costar tener un bebé?

finanzas-cuando-eres-madre

Imagen de Chronis Yan para Unsplash

De acuerdo con un ejercicio que hizo Excélsior en el sitio de ventas online bebe2go, la gestación, nacimiento y los primeros nueve meses de vida implican un gasto de…¡Agárrate!: 260 mil pesos.

Esa cantidad no necesariamente aplica para todos los casos, pero sí es verdad que puede salir tan caro como esto si no cuidamos los recursos, no hacemos un presupuesto y/o nos dejamos llevar por las compras compulsivas.

Como papás primerizos suele pasar que te vas con la finta de adquirir cosas que nunca vas a usar. Hay que informarnos y hacer nuestra lista de imprescindibles, como la bañera, su cuna, artículos de primera necesidad para el bebé, carriola, silla para el coche…

Si tu familia o amigos van a realizar un baby shower es mejor esperar para revisar qué te obsequiaron y comprar lo que haga falta. El 90% de la ropa que utilizó mi beba en los primeros dos años de vida, fue de los obsequios que le dieron. Así que no tiene caso desembolsar más para ello.

Súper tip: He sabido de eventos de baby shower donde regalan pañales, esto no es siempre útil, porque no sabemos qué pañales le van a sentar bien a nuestro bebé, así que consideremos esto porque lo que no queremos es desperdiciar recursos.

¿Cuánto es…?

Los gastos comienzan, para algunos, desde la planeación, esto implica ir al médico, tomar tratamientos, realizar estudios, etcétera. Para otros inician desde que tienes la confirmación de que serás mamá. Pero ¿por dónde empezar a ordenar tus prioridades? Son tantas cosas y todo mundo quiere  darte consejos, en fin, no te abrumes y elige sólo los que te hacen sentido.

Lo primero que te preguntaría es ¿tienes un seguro de gastos médicos?

Mi seguro fue una maravilla, sí, tuve que pagar las consultas y los diferentes estudios, pero el día que nació mi hija, el hospital, la cesárea, los días que estuve internada, los medicamentos,  los honorarios de los doctores, etc. no pague un solo quinto.

Claro que los seguros tienen un tiempo de espera para contemplar la maternidad y las complicaciones del embarazo, que suele ser de 10 meses en prácticamente todas las aseguradoras. Así que si aún estás en planes, es el momento perfecto, verifica las condiciones y ajústalas a tus necesidades. Yo lo contraté un par de años previos a embarazarme y fue una de las mejores decisiones. No sólo porque no pagué nada, sino porque me sentía tranquila de que cualquier cosa o imprevisto que ocurriera con mi bebé, ella estaba protegida.

Un gasto que no hice pero que sé que es de los más fuertes, es en la leche. Otra de las grandes decisiones que tomé fue la lactancia materna. Sufrí los primeros cinco días porque en la estancia en el hospital le dieron fórmula a mi pequeña, y no quería tomar el pecho. Todo mundo me decía “pégatela”, pero nadie me decía cómo. Recuerdo que lloramos toda una noche porque ella no succionaba y yo no sabía qué hacer. Así que le llamé a una asesora de lactancia (otro gran tino) y en una sola sesión la bebé se acomodó perfecto, tan perfecto que dos años y medio después seguía tomando leche de mamá a libre demanda y nunca compré una lata de leche.

Veía cómo amigas mías hablaban de lo caro que les salía un bote, y si el bebé era alérgico o necesitaba leche con ciertas características, esto incrementaba más. Tengo una amiga que tuvo gemelos y cada uno tomaba leche diferente y le costaba alrededor de 1000 pesos cada lata, y en el mes al menos ocupaba dos. Así que la lactancia materna también es buena opción para no gastar más de la cuenta.

Y bueno, la leche o los pañales, son gastos que corren como el agua. Un cálculo indica que en aproximadamente los primeros 20 días de vida de tu bebé estará utilizando un promedio entre 8 a 12 pañales diarios. Claro que  esta cifra va bajando a medida que tu bebé va creciendo. Un costo promedio aproximado en pañales para el primer año es de 7 mil pesos.

Estos son sólo algunos de los gastos esenciales, pero van incrementando a medida de que crecen, por eso, nada como prever y tomar decisiones financieras acertadas.

Maternidad y finanzas: sí pueden ser compatibles

Mi último tip, al respecto de ser mamá, es otra gran inversión que estamos haciendo su papá y yo: su seguro educativo. Todos queremos lo mejor para nuestros hijos y su mejor manera de enfrentar el mundo es la educación. Para garantizar esto, aún y si llegáramos a faltar, existe esta cobertura. Yo pensaba que este seguro lo tendría que contratar a una edad más avanzada de mi niña, pero no, de hecho lo que se recomienda es realizarlo en los primeros años de vida, porque esto hace el seguro más accesible. Esto significa que cuando ella tenga 18 años, la suma asegurada estará disponible para sus estudios universitarios. No saben qué tranquilidad siento que así pueda ser.

En fin, esos son algunos tips que les comparto y que a tres años de distancia me hubiera encantado tener claro desde un inicio. Espero pueda ser de guía para alguna. Mientras tanto, si alguien les dijo que ser mamá era lo más bello que le ha ocurrido, simplemente se quedó corta. Mi hija me ha hecho sentir un amor desbordante, transparente, pleno e incondicional.

Ella se merece que sea responsable con el dinero y que vaya tomando decisiones que mantengan nuestras finanzas saludables, merece tener una mamá no estresada por el dinero. Así que hagamos cuentas, no gastemos por gastar y disfrutemos de esta gran etapa.

lucyquiroga@finanzasentacones.com.mx

Comparte tu opinión