Como parte del #MesRosa o mes de la lucha contra el Cáncer de Mama, en KENA queremos promover información para disminuir su aparición desde temprano.

¿La clave? Simple, disminuir el riesgo de que aparezca, tanto en mujeres como en hombres, la información es fundamental para combatir esta enfermedad.

Consejos para disminuir el riesgo

El cáncer de mama es un tumor maligno que se desarrolla a partir de células mamarias, que puede afectar tanto a mujeres como a los hombres. Si bien es cierto que no se puede prevenir si podemos disminuir los riesgos de que aparezca la enfermedad.

Cambiando algunos hábitos de vida como disminuir el consumo de alcohol, evitar el sobrepeso, y realizar actividad física son algunas de las cosas que pueden ayudar.

Lo cierto es que la autoexploración y la realización de la mamografía, a partir de los 35/40 años de edad (dependiendo del caso y lo que te diga el médico) y luego cada año o dos años de por vida, además de un ultrasonido, son las únicas herramientas efectivas en la disminución de la mortalidad por cáncer de mama.

No solo las mujeres deben tocarse

Tal vez muchos no sepan que los hombres también pueden padecer cáncer de mama. Aunque la frecuencia es menor que entre las mujeres.

Los hombres que sufren un cáncer de mama suelen tener un peor pronóstico de la enfermedad, siendo la desinformación la principal causa de que el cáncer de mama en los hombres sea más grave.

Y aunque hemos visto ya que no se puede prevenir del todo, igual el hombre puede estar alerta para disminuir sus riesgos, lo ideal es estar alerta si en tu familia hay indicios de la enfermedad, si ha sufrido el llamado “síndrome de Klinefelter”, una alteración por la que no se produce testosterona.

Otros factores de riesgo son haber padecido enfermedades testiculares o sufrir sobrepeso. Los tratamientos que recibe un varón afectado por este tumor son los mismos que los aplicados a las mujeres.

Comparte tu opinión