Ambas «aguitas» se incorporaron con toda la fuerza a nuestros pasos fundamentales de cuidado facial. Primero llegó el Agua Thermal con su rico rocío en forma de spray y poco después llegó la Micelar, al estudiarse las propiedades de las micelas… Sin embargo, hoy se prestan a confusión y hasta nos han preguntado si sirven para lo mismo…  por eso quisimos hacer esta nota, despejando tus dudas.

 

Agua termal 

Extraída de los manantiales, sus propiedades son tan diversas dependiendo de cada manantial donde provengan, lo que sí, es que son riquísimas en sales minerales y CO2.

Desde el 1986, la OMS las reconoce su uso como para terapias médicas.

Aplicación más común: En spray hermético. No requiere enjuague (o aclarado).

Funciones principales:

  • Calmante. Apacigua pieles enrojecidas, irritadas o rosadas y recién expuestas al sol.
  • Desinflamante. Reduce la inflamación causada por diferentes factores incluyendo la «cara recién despertada«.
  • Cicatrizante. Debido a su selenio y cobre apoya la regeneración de cicatrices y por supuesto, líneas de expresión.
  • Además de tantas otras: hidratante, antioxidante, promueve la circulación, protege los tejidos, purifica, fija el maquillaje, cuida los poros, refresca, cae bien utilizarla después de una rasurada o depilada, antiséptica y antibacteriana.

*Lo que no hace es: limpiar/desmaquillar… ¡eso es de la otra!

#KENAprobadoycompobado Las que nos gustan:

aguas termales KENA recomienda

 

infografía minerales del agua termal

Agua Micelar

Ahora sí llegó el turno de las «micelas» que en palabras entendibles… son  moléculas capaces de transportar sustancias insolubles mediante el agua como en el caso de lípidos o grasas. En fin, que por eso los jabones y detergentes las contienen, ya que son capaces de arrastrar en su agua las grasitas sin esfuerzo. Su primer uso fue en los hospitales en el área de quemados, debido a que era suave pero potente con tan delicadas pieles.

Aplicación más común: Basta con unas gotas en pad de algodón. No requiere enjuague (o aclarado). Solo busca la indicada a tu tipo de piel, existen desde piel seca a grasa.

Sus funciones principales:

  • Limpiar a profundidad. Gracias a esto que te explicamos sobre las micelas, las cuales son una aspiradora de suciedad y toxinas.
  • Desmaquillantegracias a la potencia micelar, no hay necesidad de tallar, por lo que las pieles más sensibles o con tendencia a enrojecer y maltratarse a la menor provocación, van a agradecer este punto. Algunas retiran el maquillaje waterproof ( a prueba de agua) y de larga duración (longwear).
  • Otras funciones. Tonificar el rostro, prepararlo para recibir los siguientes productos de belleza y absorberlos mejor, refresca durante cualquier momento del día.

Más recientemente, estás aguas las están convirtiendo en geles, aceites y hasta shampoo!

Aquí dos de nuestras favoritas que hemos #KENAprobadoycompobado…

 

Como verás no están peleadas, no es una u otra, no hacen lo mismo, ambas puedes (de hecho sería lo más recomendable) añadirlas a tu rutina de limpieza y cuidado facial. Empezarías limpiando con la micelar, después aplicas tu exfoliante, sérum, boost, contorno, cremas, etc… y al final aplicarías una rociadura de termal.

Comparte tu opinión