Todas tenemos a una amiga enamoradiza, insegura o demasiado inocente a la que queremos y odiamos a la vez. Te contamos cómo aconsejarla sin terminar en medio de una batalla campal.

Muchas de nuestras compañeras, primas y hermanas terminan dejándonos las mejores lecciones de vida. ¿Por qué? pues no es fácil ser el ente crítico a quien piden opinión. Solemos desbocarnos y soltar lo que creemos, tal y como se nos ocurre. Al final del día, no es el comportamiento más apropiado.

Puede que sepas que su crush es un patán de pies a cabeza, que su relación no da para más o que está siendo manipulada, pero ¿adivina qué? no harás que ella cambie de parecer.

Entre mis amigas más cercanas, soy el verdugo que las aconseja. Suelo ser cruda, demasiado sincera y hasta hiriente.

Con el paso del tiempo, noté que muchas de mis -duras- recomendaciones se perdían en el recuerdo. Es frustrante que terminen haciendo lo que se les venga en gana, ja,ja,ja. Pero, ¿sabes qué es lo mejor de todo? tienen todo el derecho de decidir.

Porque es su vida, porque son adultas y lo más importante: deben vivir su momento y quemar sus etapas. Quizás ya pasaste por eso, aprendiste y obtuviste la experiencia, pero como dicen por ahí: nadie aprende en cabeza ajena.

¿Cómo apoyarlas sin interferir, ni terminar a punto de un infarto?

  • Preocúpate por sus sentimientos. Es vital evitarle más sufrimiento. Trata de tener tacto al mostrar tu punto de vista. Lo que para ti es un simple comentario, para ella puede representar una gran desilusión y terminar deprimiéndola aún más.
  • Invítala a salir. Nada tan relajante como una salida entre chicas, le servirá para distraerse y olvidar sus preocupaciones amorosas.
  • Elogia sus cualidades. Una verdadera amiga empuja, da ánimo y acepta. Enfócate en recordarle lo valiosa que es.
  • Recomiéndale a un especialista. Aun cuando nos consideremos psicólogas, consejeras matrimoniales y coachs motivacionales, no lo somos. Un verdadero experto en el área podrá brindarle herramientas para que supere el trago amargo.

Aprende a permitir, a querer a los demás tal y como son. Te aseguramos que serás más útil y fortalecerás la relación que tienes con los que te rodean.

Y para ti mujer Kena… Puede parecer el fin del mundo, pensarás que no encontrarás a nadie tan «perfecto como él», pero confía en mi: ¡todo pasa! terminará siendo un recuerdo de vida y sonreirás nuevamente.

via GIPHY

#MujeresAyudandoaMujeres #MujeresKena

Comparte tu opinión