El sol mejora el estado de ánimo, aporta un bronceado atractivo y genera bienestar. Sin embargo, ¿sabes cómo cuidarte de él?

 

El sol es capaz de inducir desde el envejecimiento de la piel, la resequedad y la pérdida de nutrientes, hasta problemas dermatológicos. Ante la exposición obligada, es recomendable aplicar técnicas preventivas para disfrutar de todos sus beneficios.

 

La principal recomendación para obtener un bronceado perfecto es conocer la hora adecuada. Los expertos recomiendan que sea en la mañana, antes de las 10:00 am, o después de las 4:00 de la tarde. Nunca durante el momento en que el sol es más agresivo, entre las 12 del mediodía y las 4:00 de la tarde.

 

Del factor del protector solar dependerá la velocidad del bronceado, aunque no lo impide. Si es entre 20 y 30 el proceso será más lento, seguro y natural.

 

Es posible reforzar la protección de las cremas solares con productos farmacológicos. Especialmente los compuestos con extractos de helecho polypodium leucotomos y té verde, pues retrasan la aparición del enrojecimiento.

 

La alimentación es esencial. La dieta deber ser rica en frutas y vegetales que aporten vitaminas, minerales y antioxidantes; además de cítricos y jugos derivados de ellos. Una lista más específica, incluye:

 

  • La naranja, el limón, el kiwi y las fresas. Favorecen la producción de colágeno, proteína responsable de la elasticidad y firmeza de la piel.

 

  • El tomate, la sandía, el pimiento rojo y la papaya ayudan a prevenir el envejecimiento, debido a su alto contenido en licopeno, un pigmento vegetal.

 

  • La calabaza, las verduras de hojas verdes, la zanahoria y los espárragos son ricos en betacaroteno, pigmento natural que aporta vitamina A, contienen antioxidantes y activan la melanina.

 

Evita molestias

Los efectos secundarios del sol pueden no mostrarse inmediatamente, pero luego de varias horas se nota con mayor visibilidad el enrojecimiento, la hinchazón o las marcas. Es importante estar conscientes de la previa exposición y considerar la manera adecuada para hacerlo, como:

1.- La piel debe estar limpia.

2.- Evitar el uso de cosméticos con perfumes como desodorantes y fragancias, ya que producen manchas oscuras.

3.- Aplicar protector solar sobre la piel seca por 30 minutos, que es el tiempo de absorción del tópico.

4.- El tiempo de exposición máximo al día es de 30 minutos.

5.- Repetir la aplicación del protector solar cada media hora, después de cada baño o de una excesiva sudoración.

Comparte tu opinión