La pastelera Ángela, en su blog www.postresdelocura.com, comparte una deliciosa receta para celebrar el Día de las Madres. Es un clásico de la repostería que nos encanta a todos, la tarta de queso. De esta receta, podemos encontrar muchas versiones, pero básicamente las podemos dividir en dos clases, las que se hornean y las que no. La receta que les traemos hoy es una de las más deliciosas y fáciles: una tarta de queso sin horno.

Vamos con la receta, da para 10 a 12 porciones.

Ingredientes:

Base:

  • 200 gramos de galletas tipo María
  • 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

Relleno:

  • 300 gramos de queso crema tipo philadelphia (una tarrina)
  • 4 yogures griegos de 125 gramos cada uno
  • 250 gramos de leche condensada
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 12 hojas de gelatina sin sabor  o dos sobres de gelatina sin sabor en polvo

Confitura de fresas

Base de galleta: 

1. Forra un molde desmontable de 20 cms y forra la base con papel de hornear.

2. Tritura muy bien las galletas.

3. Derrite la mantequilla en el microondas y agrégala a las galletas pulverizadas, Mezcla con los dedos hasta conseguir que queden bien integradas.

4. Lleva la mezcla al molde. Distribúyela de manera uniforme y presiona muy bien toda la superficie, primero con los dedos y luego con ayuda de una cuchara, para asegurarte de que la base quede compacta. Lleva a la nevera de 20 a 30 minutos, antes de agregarle el relleno.

Relleno: 

1. Pon a hidratar las hojas de gelatina en agua.

2. Con ayuda de la batidora o manualmente, mezcla el resto de los ingredientes: el queso crema, el yogur griego, la leche condensada y la esencia de vainilla. Reserva.

3. Agrega la mezcla de los ingredientes a la gelatina (no al contrario)  y remueve con suavidad para que se integren uniformemente.

4. Saca el molde del frigorífico y pon la mezcla del relleno sobre la base de galletas. Lleva nuevamente al frigorífico. Se necesitan varias horas para que la tarta tenga la consistencia y desmoldarla correctamente. Es preferible dejarla en el frigorífico toda la noche y al día siguiente  la consistencia y la intensidad del sabor estarán en su mejor punto.

Las tartas de queso se suele acompañar de una cobertura de mermelada o confitura de fruta, porque son el complemento perfecto para este tipo de receta, además de que le aportan un toque de color que las hace mucho más apetecibles.

Decoración: 

1. Una vez que la tarta ha pasado el tiempo suficiente en el refrigerador, la sacamos para desmoldarla.

2. Pon la tarta sobre la base en que la vas a servir y coloca sobre la superficie la mermelada de tu preferencia, en este caso, usamos moras.

Tarta de queso sin horno

 

Aquí te dejamos el link si quieres checar otros postres:

https://postresdelocura.com/postres-para-el-dia-de-la-madre/