Dolor, no tener orgasmos y que tus sesiones sexuales sean cada vez más esporádicas, son algunas dificultades con las que nos topamos en la cama. ¡No te alarmes! Muchos de estos problemas son más comunes de lo que crees y lo mejor, es que puedes resolverlos de manera muy sencilla.

¿Fingiste un orgasmo? Seguramente al otro día andas con cara de pocos amigos e insatisfecha. Así es, si tuviéramos una vida sexual perfecta, andaríamos felices y sonriéndole a todo el mundo. Desgraciadamente no es así, muchas mujeres se quejan amargamente de algún problema sexual o alguna disfunción. Padecer de alguno de estos males no te hace una persona rara, muchos de estos percances son bastantes frecuentes y la buena noticia es que si te decides a enfrentar y darle la cara a tus problemas, todos los puedes solucionar.

Algunos problemas comunes en la cama son:

  • Casi nunca tengo un orgasmo

¿Te ha pasado que te encuentras súper excitada y  deseas alcanzar un orgasmo,  pero entre más lo piensas, menos lo consigues? Este es un problema común, pero, ¡tranquilas chicas!, expertos afirman que no alcanzar un orgasmo sea sinónimo de que estés mal. De hecho es muy normal, siempre y cuando hayas gozado lo demás. Muchas mujeres disfrutan completamente un encuentro sexual sin necesidad de llegar al orgasmo. Especialistas aseguran que no sólo porque haya una penetración debe de presentarse un orgasmo. Sin duda, el sexo se trata de experimentar, de besarse, de sentir las caricias, el cuerpo y las emociones de la otra persona.

Desagraciadamente algunas mujeres sufren de anorgasmia y sienten frustración por jamás experimentar un orgasmo y creen que son incapaces de lograrlo y caen en la horrible “costumbre” de tener que fingir uno ante su pareja, para que éste no se sienta mal.

Todas las mujeres nacemos con la capacidad de tener orgasmos, pero no todas sabemos cómo hacerlo. Es importante que para disfrutar tu sexualidad, conozcas y aprendas a reconocer las reacciones que tiene tu cuerpo antes las caricias, besos, etc. Cada mujer es diferente, cada una sabe qué le prende, qué le excita y qué le baja todo su deseo. Con este conocimiento, podrás experimentar los caminos del placer más fácil y manejarás a tu antojo tu deseo. No sientas pena ni miedo por conocer tu cuerpo a través de la masturbación, al hacerlo sabrás perfectamente qué sientes y cómo lo deseas para pedírselo a tu pareja.

Si sientes que no pasa nada y que aún intentándolo no logras un orgasmo, busca ayuda con un especialista, él te dará las mejores opciones para ayudarte.

  • No tengo ganas de tener sexo

“Me duele la cabeza, ahorita no, espérame tantito”, éstas y otras frases son las que dicen algunas mujeres para darle la vuelta al sexo. Muchas pierden el interés sexual y hasta han olvidado la fecha de cuándo fue la última vez que tuvieron sexo realmente, por quererlo tener.

Todas sentimos deseo sexual, algunas más otras menos, sentirlo es parte de conocerse y estar en contacto emocional contigo misma. Si sientes que lo estás perdiendo, es señal de que algo anda mal. Esto se puede deber a aspectos hormonales, ya sea que estés pasando por problemas emocionales, estés tomando algún medicamento recetado o por alguna lesión que tengas.

Ponte a pensar sobre cómo te sientes contigo misma, con tu cuerpo, vete desnuda ante el espejo, desafortunadamente hay muchas mujeres que odian su cuerpo y desde ahí están mal y ellas mismas se ponen “piedritas en el camino” para vivir plenamente su sexualidad.

  • Ya casi no tengo sexo

Los espacios prolongados para tener sexo entre una pareja muchas veces se deben a que ya no existe la creatividad, la imaginación, la espontaneidad y la “chispa” para tener relaciones. Todo se ha vuelto monótono y aburrido, al grado que el erotismo, la pasión y el deseo se han extinguido por completo. Para darle solución a este problema, hay que entender que el sexo es algo que se debe de disfrutar, jamás tenerlo en el concepto de obligación, porque caerá en lo aburrido. Si quieres revivir tus épocas de locura y que la chispa se vuelva a encender, recuerda aquello que hacían juntos, lo que les divertía y los hacía reír. Renueven sus encuentros íntimos. Escápate una noche a cenar a un lugar especial y dile tus secretos sexuales, tal vez esa noche sea muy larga y terminen en algún hotel de la ciudad, disfrutando su sexualidad.

  • Si él no toma la iniciativa, yo no hago nada para tener sexo

¿Cuántas veces te has quedado con ganas de tener sexo por el simple hecho de que él no tomo la iniciativa? Muchas veces deseamos que sean ellos quienes tomen la iniciativa para empezar los juegos y las caricias íntimas, pero, ¿y si ahora lo haces tú? No tiene nada de malo, ni él pensará que eres “una mujer mala”, al contrario a la mayoría de los hombres les encanta (y consideran que es muy sexy) que ellas sean quienes tomen la iniciativa y digan abiertamente que es lo que desean sexualmente. Eso sí, no lo hagas si te sientes incómoda, porque él lo notará rápidamente y ese encuentro sexual se convertirá en un mal momento para los dos. Si ves que él desaprueba tu conducta, habla con tu pareja sobre lo que les gusta a ambos, sus límites y lo que están dispuestos a hacer. La mejor forma de tener un buen sexo, es tener una clara comunicación con tu pareja.

  • Siento dolor

De las cosas más comunes que se quejan las mujeres al tener relaciones sexuales, es que sienten dolor. Muchas aún sin usar condón con sus maridos, sienten alguna molestia a la hora de ser penetradas. Este dolor es común sentirlo cuando tuviste tu primera vez, pero si tienes una vida sexual activa y aún así lo sigues teniendo, tu cuerpo te está diciendo que algo no está bien.

La mayoría de estos casos de dolor se deben a la falta de lubricación, por eso es súper importante el juego previo a la relación, el toqueteo, las caricias, los besos y todo aquello que prende a una mujer para que esté lista para la penetración.

Además, cuando tengas sexo, dedícate a disfrutarlo, no tengas otra cosa en mente, libérate y esto ayudará a que todo fluya de maravilla para que no sientas dolor alguno.

Si las molestias persisten, visita a tu ginecólogo y platícale tu situación.

Dale la vuelta a tus problemas sexuales con estos tips:

  1. Habla con tu pareja y dile abiertamente lo que te gusta y te disgusta en la cama.
  2. No te obsesiones con sentir un orgasmo, mejor disfruta y prolonga las caricias y los besos para que tu encuentro sexual sea más sabroso.
  3. Busca cosas nuevas, experimenta con tu pareja algo que jamás hayan hecho, esto le dará un toque de adrenalina y vida a tus encuentros sexuales.
  4. “A las 8:00pm tenemos sexo”, ¡olvídate de estas frases y no establezcas horarios en tu vida sexual”, deja que los encuentros se den cuando menos los esperes.
  5. Alimenta tu relación a diario, tener buen sexo es el reflejo de están en armonía y en paz.
  6. Visita a tu ginecólogo y si ves que tus problemas persisten, acude a un especialista, ellos tendrán la solución adecuada.

Angie Garcia Maldonado

¡Mucha suerte!

Comparte tu opinión