Son parte importante de nuestras familias, pero no en todos lados las admiten. Las mascotitas también tienen derecho a tener un espacio donde se sientan libres y sin ningún tipo de riesgos. Conoce los detalles sobre la renta de los espacios pet friendly.

 Más del 55% de los hogares en México (+16 millones) tienen un animal de compañía en casa.

Estudios han demostrado que las mascotas “influyen en las decisiones de las familias al momento de elegir dónde vivir. Además, su presencia puede hacer que las personas tengan un estilo de vida más saludable que les permita generar conexiones sociales y les ayuden a sentirse más seguras dentro de sus vecindarios”. Un buen motivo para rentar tu espacio y darle felicidad a los demás.

Así, que si tú eres dueño de una casa o depa, no descartes de inmediato convertirla en pet friendly.

Detalles que debes tomar en cuenta al momento de rentar

Si decides rentar tu espacio es importante que le pidas al inquilino que te dé detalles sobre su mascota, todo lo que hace y sobre su comportamiento, mientras el dueño se va a trabajar. No está demás que tengas a la mano un certificado de entrenamientos, historiales médicos y las vacunas que ya tiene suministradas.

Es importante que redactes un documento de compromiso donde puntualicen normas de convivencia, tanto fuera como dentro del espacio rentado y con los vecinos de la zona. Para esto, asegúrate de preguntar si existe algún acuerdo entre vecinos al respecto; por ejemplo: no perritos sueltos en las azoteas, no gatitos que anden en patios ajenos, no pasearlos sin correa por el vecindario, etc. Es recomendable que lo hagas saber al posible inquilino para que se comprometa desde el inicio (y no vayas a tener inconvenientes con los otros dueños).

Una vivienda Pet friendly debe tener:

  • Un espacio donde la mascota pueda hacer sus necesidades, ya sea dentro o cerca del edificio de departamentos (si es el caso).
  • Lo ideal: un bote adecuado para depositar los desechos.

Requisitos que debe cumplir el dueño de las mascotas:

  • Debe responsabilizarse por el comportamiento de su consentido.
  • Responder por su bienestar e higiene.
  • Tomar la responsabilidad necesaria de los daños que la mascota pueda hacer en tu hogar.
  • Identificar a su mascota con una placa.
  • Usar correa a la hora de pasearlo.

Como ves, es una manera muy hermosa de ayudar a las familias con mascotitas siempre y cuando ambas partes cumplan con las normativas necesarias para una convivencia sana y fluida. ¡Que vivan los espacios pet friendly!

LEER MÁS SOBRE:  PERROS GUÍAS O LAZARILLOS: CONOCE SUS INCREÍBLES BONDADES

Con información de Mars Petcare. 

Comparte tu opinión