Siguiendo la ideología de Chuck E. Williams – fundador de Williams-Sonoma queremos construir toda una experiencia alrededor del hecho de estar en la cocina y realizar un platillo desde cero. La idea es disfrutar cada momento en la preparación del platillo para al final obtener un delicioso resultado ideal para consentir a mamá.

¡Importante!

La clave de un platillo exquisito reside en la calidad de sus ingredientes, el uso de los utensilios adecuados, la dedicación y destreza con la que se realiza y sobre todo la pasión y cariño que se le imprime.

Receta de pasta hecha a mano2

RECETA

Ingredientes

PASTA DE HUEVO 1 (para pasta de hilo) Rinde 500 g

21⁄ 2 cups (121⁄ 2 oz./390 g) harina, más si se necesita 1⁄ 4 c sal fina de mar 4 huevos grandes, a temperatura ambiente 2 c aceite de oliva.

PASTA DE HUEVO 2 (para pasta para rellenar u hornear) Rinde 625 g

3 tazas (470 g) harina, más si se necesita Poca 1⁄ 2 c sal fina de mar 5 huevos grandes, a temperatura ambiente 1 C aceite de oliva

Mezclar, Enrollar y Cortar. Con un poco de práctica encontrarás que es fácil hacer pasta fresca en casa, Una masa básica para pasta incluye harina o sémola de trigo (o una combinación de ambas), más huevos. Siéntete con la libertad de experimentar y agregar otros ingredientes, como espinaca, jitomate, betabel, azafrán, limón, o tinta de calamar, los cuáles añaden color y un sabor sutil.

Puedes mezclar la masa a mano, en un procesador de alimentos o en una batidora. Para enrollar y cortar la masa, puedes hacerlo a mano o utilizando una máquina de pasta. Puedes cortar pasta en tallarines de varias formas, tales como espagueti o fettuccini, que puedes cocinar y mezclar con una salsa. O usar láminas de pasta para crear pastas para rellenar, como los ravioles. Una lámina de pasta puede convertirse en un lienzo para una variedad de figuras y sabrosos rellenos.

Almacenar. Después de cortar la pasta fresca, puedes cocinarla inmediatamente o refrigerar, Si no vas a cocinar los fideos de pasta de inmediato, déjalos secar en una bandeja para hornear durante 1 a 2 minutos, espolvoréalos con harina para que los hilos no se peguen, y dóblalos sueltos o en forma de nidos. Déjalos secar otros 30 minutos más, luego envuélvelos y refrigera hasta por 2 días. La pasta puede congelarse hasta por 2 semanas.

Cocinar. Cocina los fideos de pasta fresca en un olla grande de agua hirviendo, usando 6 l de agua por 500 g de pasta. La pasta fresca toma considerablemente menos tiempo que la seca—usualmente solo 1 a 3 minutos—por lo que cuídala de cerca. Para probar su está lista, remueve un fideo del agua hirviendo con unas tenazas o un tenedor largo y muérdela. La pasta sabe mejor al dente, que quiere decir que está suave pero aún está ligeramente firme cuando la muerdes. En cuanto esté lista, drena en una coladera.

Dado que los ravioles y otras pastas rellenas son frágiles, deben cocinarse a fuego muy bajo, no hervir, para que no se rompa en pedazos.

 Salsa Fresca para la Pasta. Cocina y cuela la pasta fresca, reservando algo del líquido con el que se coció.

Agrega la pasta colada a una sartén con salsa tibia. Usando dos cucharas de madera o espátulas, mezcla los ingredientes, trayendo la pasta desde el fondo de la sartén hasta la superficie hasta que los hilos estén cubiertos uniformemente con la salsa. Si la mezcla parece estar seca al revolverla, rocía un poco del agua que reservaste cuando la cocinaste sobre la pasta y sigue mezclando.

PASTAHECHAAMANO

Comparte tu opinión