Durante las vacaciones de verano puedes aprovechar para hacer, con tu familia o amigos, una de las rutas culturales más importantes que tenemos en nuestro país, el recorrido de murales clásicos de Guadalajara.

La Perla Tapatía cuenta con varios recintos donde se ubican las obras maestras de diversos muralistas que han sobrevivido al paso de los años y se mantienen en excelentes condiciones, por lo que los visitantes tienen la oportunidad de conocer la historia y el valor que posee cada una de estas piezas.

Algunos de los lugares que no te puedes perder son los siguientes:

Paraninfo de la Universidad de Guadalajara: El Museo de las Artes de la UdeG no sólo alberga diferentes exposiciones temporales de grandes talentos a nivel nacional e internacional, sino que también es hogar de algunas de las obras del jalisciense ilustre José Clemente Orozco realizadas en 1937. En el paraninfo se encuentran El hombre creador y rebelde, y  El pueblo y sus falsos líderes, dos títulos que enmarcan este espacio con representaciones de la ideología del gran centro de estudios de Guadalajara y que han sido el centro a partir del cual este recinto pasó de edificio de rectoría a centro cultural.

El Teatro Degollado es un espacio que destaca  por su arquitectura y decoración, además se encuentra  muy cerca de Catedral y de Palacio de Gobierno. El teatro cuenta con una cúpula en la cual se presenta el trabajo realizado por Jacobo Gálvez en 1861, en plena Guerra de Reforma. Esta obra representa uno de los cantares de la Divina Comedia e incluye a diferentes personajes de la historia grecolatina, siendo considerada una de las piezas artísticas más importantes del siglo XIX en Jalisco.

Otro de los lugares que debes visitar es el Palacio de Gobierno, el cual posee cuatro murales distintos del maestro Clemente OrozcoLas fuerzas tenebrosas, Luchas fraticidas, Hidalgo, Las víctimas y El circo contemporáneo.  En estas obras se presentan diferentes pasajes de la historia de México y del mundo en su época, mezclando personajes históricos, representaciones de la comunidad y manifestaciones ideológicas.

La Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz, ubicada en la Plaza Universidad del Centro Histórico de Guadalajara, presenta una obra no tan conocida, pero altamente relevante para el devenir histórico y cultural de la corriente muralista. Este trabajo aborda los ideales de la Revolución de 1910; cuenta con presencia de Emiliano Zapata y fue realizado por el mítico David Alfaro Siqueiros, junto con Amado de la Cueva.

Para cerrar con broche de oro este recorrido debes visitar el Instituto Cultural Cabañas, donde se encuentran las obras más populares e importantes en todo el estado de Jalisco, realizadas por el muralista José Clemente Orozco, como es “El hombre en llamas”. También conocido como Hombre de fuego, fue pintado entre 1938 a 1939, mide 11 metros de diámetro y 27 metros de altura. El Hospicio Cabañas se dedica a albergar la obra de este artista y tiene en su capilla un mural que abarca diferentes etapas de la evolución de México como país y sociedad.

Los recintos que poseen estos murales se encuentran muy cerca entre sí, por lo que es muy sencillo ir de un lugar a otro, lo que da a los visitantes la oportunidad de aprovechar las distintas atracciones que hay en el Centro Histórico de la ciudad y así conocer un poco más de los atractivos turísticos de la zona. No te pierdas la oportunidad de conocer estos tesoros culturales tapatíos que están abiertos al público, no solo en verano, sino durante todo el año.

Para más información visita: https://guadalajaramidestino.com/

Comparte tu opinión