En esas tardes de largas conversaciones o lecturas intensas se antoja la compañía de una taza de café y es que un café bien hecho te hace activar tus sentidos. La prensa francesa es una de las técnicas más fáciles y accesibles y la más recomendada para quienes buscan un café con un cuerpo pesado y sabores intensos en los que se demuestre su carácter con perfiles achocolatados, maderas y especiados.

La magia de esta técnica radica en la forma del preparado, ya que utiliza un filtro tipo malla metálica que realiza un prensado para separar los residuos de café. Esto permite que la bebida presente un cuerpo denso y  pesado que resalta los sabores más complejos y toda la intensidad del café; un postgusto más pronunciado, debido a la filtración de una mayor cantidad de aceites y sedimentos.

PREPARACIÓN:

°  Precalentamiento del método

°  Se coloca el café previamente molido de manera uniforme

° Es opcional si desean realizar una pre-infusión colocando un porcentaje de agua caliente para hidratar totalmente el café.

° Agregar el resto de agua y colocar la tapa con el filtro de maya metálica para concluir la infusión.

°  Una vez que han transcurrido 3 a 4 minutos se presiona suavemente el embolo para la separación de los gránulos de café y servir en un recipiente evitando prolongar su tiempo de infusión.

°  Se sirve en una taza o en vasos para degustarlo separando por completo el café elaborado, de los granulos. Es importante filtrar todo el café elaborado para evitar que siga extrayéndose y amargue la extracción.

 

 

 

Información compartida por: Café Etrusca y Barista Champ

 

Comparte tu opinión