Vichy

¡Tu mejor edad es la que estás viviendo! Somos dueñas de nuestra propia vida. Aprovechémosla al máximo.

La menopausia, es decir, el cese de la menstruación, señala que hemos llegado a la mediana edad. Es un buen momento para descubrirnos nuevos talentos, si es que no los hemos descubierto ya.

Estamos mejor dotadas para saber apreciar lo que tenemos. La experiencia nos ha enseñado a valorar mejor las cosas, a descubrir lo verdaderamente importante de las relaciones y del amor.

Podemos saborear la existencia tal cual viene, decir sí a la vida tal cual es, disfrutando cada minuto como algo único.

La psicóloga y psicoterapeuta, Victoria Artiach, refiere que estamos en la cumbre de nuestra existencia. Podemos mirar hacia delante con los ojos llenos de experiencia y con la misma ilusión de un niño. Queda mucho por hacer, aprender y descubrir en este viaje que es la vida. Todo un mundo está ahí. ¡Adelante! No puede haber límites para un tercio de nuestra vida.

Menopausia: un ciclo vital lleno de posibilidades

La etapa de la menopausia no es impedimento para seguir en la brecha, siendo eficaces en el ámbito laboral o familiar. También puede ser un punto de inflexión para iniciar algo diferente o poder descansar y orientar la vida al disfrute de una merecida jubilación. La etapa fértil se acaba, dando paso a otra que puede ser mucho mejor, más serena y más libre.

De nosotras depende, finalmente, seguir mejorando lo que ya tenemos, poner en marcha aquella ilusión que no fue posible hacer realidad o cambiar nuestro proyecto de vida. Habiendo llegado hasta aquí, nada, excepto nuestros miedos, puede evitar que hagamos cualquier nueva conquista vital.

Mantener el ritmo social y laboral sin incomodidades, realizar ejercicios y deportes, viajar y disfrutar de la vida de manera saludable, todo esto es posible durante esta etapa.

Es fundamental tomar conciencia de la importancia de esta etapa clave en la vida de una mujer para poder afrontarla y vivirla sin ningún tipo de miedos, tapujos y prejuicios que nos limiten a atravesarla en libertad y plenitud.

Animarse a hablar del tema, compartir lo que nos pasa, hacer la consulta médica adecuada, buscar alternativas en relación con nuevos procedimientos son indicaciones a tener en cuenta para lograr una mejor calidad de vida.

Nuestra vida nos pertenece, es tiempo de rescatarla:

La menopausia nos sitúa en un ciclo vital tan importante como la maternidad o la revolución hormonal. En etapas precedentes, para muchas de nosotras, la vida ha sido un largo proceso de entrega a la familia, la casa, los hijos, el marido e, incluso, el trabajo fuera del hogar. Aquellas que no han tenido hijos también han luchado para salir adelante en el mundo laboral. Es preciso prepararse para vivir nuevos tiempos, queda mucho por hacer.

La especialista Victoria Artiach refiere algunos de los siguientes casos que ha tratado en su consultorio:

Soledad se quedó viuda con 50 años. Tiene dos hijos que siguen viviendo en casa y no han culminado sus carreras. La tristeza y la soledad que sentía se cebaban en ella. Al casarse, había dejado sus estudios de Derecho y un buen día, harta ya de llorar, decidió volver a la facultad. A partir de entonces no ha vuelto a la consulta del psicólogo; está ilusionada con un proyecto que la ayuda a superarse a sí misma, ha recobrado energía y su vida ha vuelto a tener sentido.

Carmen se puso a pintar a los 49 años. Margarita arriesgó su dinero y con una amiga estableció un bar-restaurante. Julia dejó su puesto seguro en la administración, se fue a vivir a la playa con su pareja y juntos instalaron una tienda, gracias a la cual, viven perfectamente. Ahora vende collares y bisutería hippy en la costa.

Mercedes, más atrevida, con su pensión y unos ahorros, se permite vivir en la India. Alejandra se marchó a Miami, gana un buen sueldo escribiendo y dirigiendo un programa de radio para hispanoparlantes.

María se quedó viuda y sus hijos vivían fuera de España. Empezó trabajando en una ONG de voluntaria ayudando a niños inmigrantes. Después de cinco años de trabajo, su vida se desliza entre España y América, llevando alimentos y medicinas. María define su vida actual como «plena».

Arte, deportes, voluntariado, cualquier profesión, en definitiva, todo un mundo nuevo para vivir estos «nuevos tiempos», culminada ya la etapa fértil. Podemos sentirnos bien con nosotras mismas. La vida y el mundo están ahí, las oportunidades también.

Afrontar el futuro:

Es una etapa estupenda de la mujer por muchas razones:
-Nuestros hijos ya son mayores
-Tenemos más tiempo para nosotras.
-Cuidamos nuestra salud.
-Podemos sacar tiempo para ir al gimnasio
-Procuramos una buena alimentación
-En definitiva, podemos llevar una vida sana para poder disfrutar un poco más de nosotras mismas.

7 claves para vivir más sana en la menopausia:
1. Come cuidándote… y disfruta
2. Duerme bien para vivir despierto
3. Camina hacia la salud
4. Ríete, te conviene
5. Deja de fumar
6. Piensa y recordarás
7. Al sol, sin sombras

Un plus: Lectura recomendada

Aprovechamos para recomendarte este libro: Tu Mejor Edad, para tener una vida extraordinaria, de Lorraine C. Ladish.

Si no estás en paz con tu edad, tu cuerpo o tu melena de “estropajo”, como dice Ladish, entonces más razón aún para leer este libro y aprender, entre otras cosas, que las arrugas que importan son las del alma.

Cada capítulo de Tu Mejor Edad termina con sugerencias. Por ejemplo, mantener la pasión en todo lo que hacemos, relacionarnos con personas de todas las edades, cuidar la salud y —mi favorita— imaginarnos que dentro de 30 años vemos una foto nuestra actual. Con seguridad nos veremos jóvenes y sin arrugas. Eso, asegura la autora, nos levantará el ánimo. Lo intentaré.

Con información de https://www.plusesmas.com

Vichy