Este padecimiento  es más común de lo que pensamos. No es nada agradable sentirse inflamada y con problemas para la digestión o al momento de evacuar. ¿Por qué pasa esto?

El síndrome del colon irritable es una patología digestiva que puede agudizarse si no se atiende a tiempo. La mayoría de la población sufre de esta patología.

Los médicos explican que  “se trata de molestias abdominales con algún tipo de disfunción en la motilidad intestinal y con resultado negativo de todos los análisis realizados en el tracto digestivo, desde estudios contrastados del intestino, analítica, escáner, endoscopias, etcétera.”

Imagen de Enfermería de Ciudad Real

Imagen de Enfermería de Ciudad Real

Síntomas del colon irritable

  • Dolores o molestias abdominales
  • Diarrea o estreñimiento
  • Problemas para la digestión
  • Gases y flatulencias

No es un mal que perdurará en el tiempo, aparece y desaparece, dependiendo del tipo de alimentación que llevas y sí: los niveles de estrés. Es necesario que evalúes qué comida consumes y trata de evaluar cuáles de ellas podrían irritarte y generar estas molestias.  

Guzmán Calderón Edson uno de los médicos expertos de Salud180 asegura que “cada paciente, a su vez, puede presentar hipersensibilidad a alimentos variados dependiendo del sujeto. Aunque se ha establecido que los principales grupos de alimentos a los que los pacientes de intestino irritable son hipersensibles son el gluten del trigo, cebada, centeno, levaduras, leche, grasas y alcohol.»

El especialista también explica que debido a la hipersensibilidad, aquellas comidas que producen gases intestinales, son también poco toleradas por los pacientes así como los cambios bruscos de dieta o hábitos.

 Recomendaciones higiénico-dietéticas

Si hay cuadro de irritación colónica, y en el predominase la constipación, puede ser alimentación beneficiosa la que contenga fibras (salvado, cereales integrales, verduras crudas y cocidas, frutas frescas).

Si el cuadro es acompañado de diarreas, entonces evítense las fibras, principalmente las de frutas y verduras frescas. En todos los casos, así como es recomendable evitar los alimentos que producen gases (legumbres secas y coliflor-repollo); también evitar las bebidas gasificadas y el exceso de azúcar.

En general: Es importante el equilibrio en la dieta, entre grasas, hidratos de carbono y proteínas. Es necesario evitar el consumo de café y otras bebidas calientes cafeínicas; moderar el alcohol; comer al menos tres veces al día, hacerlo con tiempo y relajadamente; ejercitar el cuerpo de manera regular.    



LEER MÁS SOBRE AGUACATE: NO DEJES DE COMERLO, TU CUERPO LO AGRADECERÁ

Comparte tu opinión